La clave para la transición al vegetarianismo: variedad

Las historias son muy comunes: Pedro, llamémoslo así, vio un documental sobre y decidió dejar de comer carne de la noche a la mañana; un mes después, se enfermó. ¿Qué es lo que le pasó? 

Pese a que el interés en una alimentación a base de plantas toma cada vez más presencia, la transición es difícil y el cuerpo puede tener una reacción adversa. Así, una buena intención puede terminar siendo nociva.

En un mundo donde la base de nuestra dieta está en cinco o seis alimentos, el truco para facilitar el camino hacia un estilo de vida vegetariano o vegano es la inclusión de diversos granos, frutas, verduras y legumbres en los platos. 

Para mantener la buena salud, un cuerpo nutrido, lleno de energía y sin productos animales, la inclusión de nuevas recetas, nuevos ingredientes y nuevos sabores es esencial. ¿Falta de hierro? Hojas verdes, legumbres y cítricos. ¿Proteína? Legumbres y vegetales crucíferos. ¿Vitamina D? Frutos secos y nueces. ¿Fibra? Granos y frutas. Con la mezcla de estos elementos, se puede garantizar un buen funcionamiento corporal, libre de proteína animal.

Compartilo en

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Salir de la versión móvil