Almendra amazónica: un alimento único y especial para los bolivianos

La almendra amazónica es un fruto nativo de Sudamérica y como su nombre lo dice, de la Amazonía específicamente en regiones de Bolivia, Brasil, sudeste de Colombia, Guyana, Perú y el sur de Venezuela. Tiene variadas denominaciones, entre ellas:  avellana del Brasil​, castaña del Brasil​, coquito de Brasil, nuez amazónica, nuez boliviana, castaña de Pará o castaña de monte.

¿Qué la diferencia de la almendra común? Para empezar, el fruto consta de un caparazón grueso muy parecido al coco, en donde se encuentran de 8 a 24 semillas, es decir, las almendras. Además, tarda aproximadamente 15 meses en madurar luego de la colonización de las flores, y puede alcanzar entre 10 y 15 cm de diámetro y 1 a 2 kg de peso. De un árbol maduro de este alimento pueden brotar entre 200 y 400 frutos.

¿Qué lo hace tan especial?

La siembra de este fruto es bastante peculiar y sencilla. Se ha descubierto que los árboles, que ya tienen miles de años en la Amazonía, no habrían sido plantados por el hombre, lo que nos lleva a sus otros atributos: 

  • No requiere de ninguna poda, fumigado o cultivado. 
  • El fruto no depende de ninguna transformación para su consumo. 
  • La recolección es tan natural, que se la realiza en épocas lluviosas, en las que simplemente los “cocos” caen al suelo. 

Y, por si fuera poco, es un ingrediente altamente beneficioso para la salud gracias a su alto contenido en calorías, minerales, vitaminas, proteínas y aminoácidos necesarios para nuestro cuerpo. Eso sí, el consumo debe ser moderado.

Almendra Amazónica - Foto: Opinión
Almendra Amazónica – Foto: Opinión

Exportación

Se dice que esta actividad inició aproximadamente en 1972 y al día de hoy, se reconoce a nuestro país como el principal exportador, teniendo como significativos compradores a Inglaterra y Estados Unidos. Lo demás, que es más o menos una tercera parte, se destina a Alemania, Países Bajos, Australia, Italia, España y Bélgica.

Sin embargo, el consumo local, hasta 2016, representaba solamente un 0.5%. Ante esto, que se había tornado como una situación preocupante, se han adoptado diferentes medidas de las que se tiene como mayor resultado, la implementación de este alimento en el subsidio prenatal y de lactancia materna que se otorga en el país a mujeres en periodo de gestación y lactancia.

Cabe resaltar que este producto tiene una incidencia fundamental en la riqueza del norte amazónico de Bolivia debido a que mueve el 75 por ciento de su economía. “En la época de zafra, que se extiende desde noviembre a marzo, más de 10 mil familias, -entre campesinos, indígenas y zafreros-, intervienen en la recolección. (…) el 60 por ciento de las personas empleadas en la cosecha y procesamiento de la castaña son de origen urbano, y el 40 por ciento restante pertenecen a áreas rurales de Beni, Pando y del extremo norte del departamento de La Paz”, destacó el periódico Opinión.

Almendra amazónica - Foto: La Razón
Almendra amazónica – Foto: La Razón

Usos 

  • En el mundo, el aceite proveniente de esta almendra se emplea en la alimentación, pero también como lubricante de relojes y para hacer pinturas. 
  • A su vez, es manejada dentro de la medicina tradicional, la cual destaca de ella propiedades diuréticas e incluso como remedio para afecciones del oído.
  • La madera es usada para viviendas y construcciones.
  • La cáscara se ha transformado en recipientes para tomar mate, o como le dicen en otras regiones el “mate de coco”.
  • En Bolivia, las innovaciones que pretenden alentar el consumo la han aplicado, por ejemplo, en la elaboración de jabones, shampoo y aceites. 
  • El aceite, en nuestra región es muy solicitado para combatir estrías, sobre todo en mujeres gestantes. 
  • Igualmente, se la aplicado en preparaciones de repostería o como snack.

Sostenibilidad ambiental

Como ya mencionamos, las almendras se producen exclusivamente de árboles silvestres, lo que hace que su aprovechamiento se considere un modelo para generar ingresos del bosque tropical sin destruirlo, cualidad admirada por las autoridades que promueven su protección.

Así, este alimento tan aprovechado, pero de alguna forma poco conocido en el país resulta fascinante y muy importante para nuestro país, pero también para nuestra gente, demostrando una vez más, la suerte que tenemos en cuanto a nuestra biodiversidad.

Y tú, ¿probaste almendras amazónicas alguna vez?

Fuentes: Opinión, CC Bol Group, Del Amazonas

Compartilo en

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp