Tipos de panes y cómo prepararlos

Tiempo de lectura: 2 minutos

El pan es uno de los alimentos básicos consumido casi en todo el mundo y presenta diferentes nutrientes buenos para nuestro organismo si se lo consume en cantidades moderadas. Por ejemplo, es una gran fuente de hidratos de carbono, pero también de proteínas de origen vegetal. Además, apenas contiene grasa (1 g por cada 100 g de pan) y aporta grandes cantidades de fibra, así como vitaminas del grupo B y otros minerales como fósforo, magnesio, potasio, hierro, selenio, cinc o calcio.

En realidad, muchos nutricionistas recomiendan un consumo diario de 250 g de pan repartidos entre todas las comidas, pero ¿qué tipo de panes tenemos a nuestra disposición? Te presentamos los más populares.

Pan de trigo

La harina de trigo es la más popular para preparar pan. Es más, algunos panes elaborados con otras harinas a veces llevan un porcentaje de trigo. Este puede ser blanco o integral, que tienen como diferencia el proceso de elaboración. La harina integral es prácticamente harina sin refinar, lo que hace que el pan preparado con ella tenga un mayor valor nutritivo, pues contiene más fibra, vitaminas y minerales. Sin embargo, la cantidad de calorías que aportan suele ser muy similar: 100 g de pan blanco tienen unas 260 kcal frente a las 230 kcal del pan integral.

Pan de centeno

Este contiene menos gluten que otros cereales haciéndolo lucir más compacta. Además, su apariencia es más oscura y su sabor un poco amargo, asimismo, algunos panaderos la combinan con otras harinas para darle más esponjosidad. Eso sí, nos trae varias ventajas frente al pan de trigo: puede conservarse fresco durante más tiempo, contiene más fibra y es más rico en algunos minerales como magnesio, potasio o hierro.

Pan de maíz

El pan se prepara con harina de maíz es bajo en purinas, lo que lo hace un alimento que pueden consumir personas con acido úrico alto y celíacos, pues no contiene gluten (a menos que se le haya añadido algún elemento con gluten).

Pan germinado

Estos se preparan con el grano o semilla del propio cereal germinado, por lo que no necesita de levadura adicional, lo que incrementa su valor nutricional, además, son mucho más digestivos y son perfectos para personas que no pueden consumir ningún tipo de levadura por alérgicas o problemas digestivos.

Además, tenemos otra clasificación, por su elaboración:

  • Panes sin levadura ni fermentación: Son que no son sometidos a procesos de fermentación y tampoco llevan levaduras. Los conocemos mayormente como «planos» pues no mucha miga. Entre ellos: obleas, pan ácimo, chapati, piadinas…
  • Panes fermentados planos: Estos suelen llevar levadura pero siguen siendo planos. Entre ellos: el pan de pita, la regañá, la focaccia, el pan de pizza, etc. 
  • Panes voluminosos: Estos panes son sometidos a los dos elementos que ya te mencionamos, son los que más encontramos como: el pan francés, bollos, marraqueta, etc.

Te dejamos algunas recetas para que lo intentes en casa:

El Macho Camacho es un platillo que en los últimos años se ha convertido en un emblema para los paceños y es que forma parte de las mañanas de muchos de ellos, deleitando sus paladares con la mezcla de sabores y brindándoles energía para todo el día dado su gran tamaño. Como un especie de sándwich en compañía de un café caliente, este elemento de la gastronomía de la ciudad es el favorito de los comensales. 

Luego de las comidas familiares o eventos es usual que la comida sobre, pues se preparan grandes cantidades para que esta no falte. Algunos hogares optan por deshacerse de ella tirándola a la basura y resultado en un desperdicio, pero la realidad es que, con un sistema adecuado, podemos salvarla para aprovecharla con otro menú al día siguiente o simplemente volver a consumirla. 

La fiesta de San Juan es una fecha importante en nuestro país que además de ritos y costumbres, reúne a las familias por su gastronomía. Pero, ¿cómo comenzó todo? Con la agricultura, que juega un papel muy importante en este día: en el hemisferio sur (donde nos ubicamos) se celebra solsticio de invierno, que refleja el inicio de una nueva temporada agrícola.

En el caso del sésamo podemos decir que lo mejor viene en frascos pequeños, pues como pequeñas y sabrosas, son una muy buena fuente de nutrientes de alto valor biológico. Este alimento está incluido en algunas recetas, pero si se supieran estas cualidades, su consumo sería mayor.

El membrillo es un fruto bastante peculiar y originario de la región asiática. En su estado crudo no resulta precisamente en el alimento más apetecible, pues tiene un sabor algo ácido, astringente y una textura poco un poco duro. Sin embargo, esto o ha afectado su consumo, de hecho es uno de los ingredientes más se requieren en las recetas de las preparaciones gourmet. Esto se debe a que, cocinado, por ejemplo como el famoso dulce de membrillo, deleita a los paladares más exigentes y puede ser ingrediente de infinidad de recetas tanto dulces como saladas.

El lacayote, también llamado alcayota, alcayote, auyama, ayote, blanca, calabaza blanca, calabaza, victoria, cabello de ángel, zambo, etc., es una especie de calabaza procedente de las regiones de grandes altitudes del Neotrópico, dentro de los que se encuentran los siete países que constituyen el territorio andino, donde los habitantes lo domesticaron como un fruto u hortaliza, dependiendo del uso que se requiera en la gastronomía. 

Estamos acostumbrados a comprar la mayoría de nuestras frutas y guardarlas en el refrigerador, pero ¿realmente sabemos cómo conservarlas? La verdad es que nos dedicamos a repetir nuestras costumbres y muchas de las cosas que hacemos hoy en día las repetimos mecánicamente, sin pensar más en ello. 

Los microgreens son germinados comestibles provenientes de distintas plantas de alimentos que tienen muchas ventajas nutricionales. Además, tienen un sabor delicioso que sirve para elaborar ensaladas y otros platillos gracias a su versatilidad y sencillez en el cultivo, tanto que podemos hacerlo desde nuestra casa, ya sea al aire libre o en el interior.

Aunque la harina de trigo es la más conocida y utilizada en la gastronomía del mundo, cada vez encontramos más tipos de harinas que además de saludables son bastante versátiles y ahora es más fácil conseguirlas en mercados y supermercados. Aunque puede ser con muchos motivos (sobre todo de salud), lo que más se destaca de estas es la ausencia del gluten. 

El membrillo es un fruto originario de Asia Occidental que con el tiempo se extendió por diversas partes del mundo, incluyendo al continente americano. Tiene un color amarillo y la forma similar a la de una pera, mientras que el arbusto de donde procede puede adaptarse a diferentes suelos y sobrevivir a bajas temperaturas. Sin embargo, además de estas características, cuenta con otras de carácter nutritivo que proceden de su consumo. 

¡No te quedes sin probarlos!

Fuentes: Blog Mentta, Yosidetalles

Compartilo en

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp