Tipos de panes y cómo prepararlos

El pan es uno de los alimentos básicos consumido casi en todo el mundo y presenta diferentes nutrientes buenos para nuestro organismo si se lo consume en cantidades moderadas. Por ejemplo, es una gran fuente de hidratos de carbono, pero también de proteínas de origen vegetal. Además, apenas contiene grasa (1 g por cada 100 g de pan) y aporta grandes cantidades de fibra, así como vitaminas del grupo B y otros minerales como fósforo, magnesio, potasio, hierro, selenio, cinc o calcio.

En realidad, muchos nutricionistas recomiendan un consumo diario de 250 g de pan repartidos entre todas las comidas, pero ¿qué tipo de panes tenemos a nuestra disposición? Te presentamos los más populares.

Pan de trigo

La harina de trigo es la más popular para preparar pan. Es más, algunos panes elaborados con otras harinas a veces llevan un porcentaje de trigo. Este puede ser blanco o integral, que tienen como diferencia el proceso de elaboración. La harina integral es prácticamente harina sin refinar, lo que hace que el pan preparado con ella tenga un mayor valor nutritivo, pues contiene más fibra, vitaminas y minerales. Sin embargo, la cantidad de calorías que aportan suele ser muy similar: 100 g de pan blanco tienen unas 260 kcal frente a las 230 kcal del pan integral.

Pan de centeno

Este contiene menos gluten que otros cereales haciéndolo lucir más compacta. Además, su apariencia es más oscura y su sabor un poco amargo, asimismo, algunos panaderos la combinan con otras harinas para darle más esponjosidad. Eso sí, nos trae varias ventajas frente al pan de trigo: puede conservarse fresco durante más tiempo, contiene más fibra y es más rico en algunos minerales como magnesio, potasio o hierro.

Pan de maíz

El pan se prepara con harina de maíz es bajo en purinas, lo que lo hace un alimento que pueden consumir personas con acido úrico alto y celíacos, pues no contiene gluten (a menos que se le haya añadido algún elemento con gluten).

Pan germinado

Estos se preparan con el grano o semilla del propio cereal germinado, por lo que no necesita de levadura adicional, lo que incrementa su valor nutricional, además, son mucho más digestivos y son perfectos para personas que no pueden consumir ningún tipo de levadura por alérgicas o problemas digestivos.

Además, tenemos otra clasificación, por su elaboración:

  • Panes sin levadura ni fermentación: Son que no son sometidos a procesos de fermentación y tampoco llevan levaduras. Los conocemos mayormente como «planos» pues no mucha miga. Entre ellos: obleas, pan ácimo, chapati, piadinas…
  • Panes fermentados planos: Estos suelen llevar levadura pero siguen siendo planos. Entre ellos: el pan de pita, la regañá, la focaccia, el pan de pizza, etc. 
  • Panes voluminosos: Estos panes son sometidos a los dos elementos que ya te mencionamos, son los que más encontramos como: el pan francés, bollos, marraqueta, etc.

Te dejamos algunas recetas para que lo intentes en casa:

Pando es un departamento con mucha diversidad gracias a sus pisos ecológicos y su gastronomía de los llanos.  Ubicado al norte del país y limitada al norte con Brasil, sus paisajes hermosos se encuentran a 180 m.s.n.m. y producen todo tipo de ingredientes que nos encantan. Si bien su principal actividad es la pesca, su población también se dedica a la recolección de almendra y caucho además de algunas tareas agrícolas y ganaderas. 

Santa Cruz es un departamento muy importante para el país, tanto por su diversidad cultural como la gastronómica que incluso incide en el área económica de Bolivia, puesto que por años se ha reconocido como el mayor productor de alimentos a nivel nacional. Es más, hasta 2013, Santa Cruz repartía un 30% de su producción en los 8 departamentos restantes. 

Seguramente ya has escuchado sobre las famosas freidoras de aire y su capacidad para cocinar los alimentos sin la cantidad de aceite a la que normalmente estamos acostumbrados a usar. Sin embargo, desde su despegue, han sido rodeadas de distintos comentarios que pueden poner en tela de juicio la decisión de adquirirlo o no y si realmente es tan indispensable. 

Las semillas de girasol son un alimento venerado por la población americana desde mucho antes de la llegada de Colón, considerado su flor como la representación del Sol en la Tierra. Se trata de una de las plantas que más utilidades tiene, aunque son sus semillas una de las más apreciadas para el consumo humano, ya sea para la extracción de aceites como en su consumo natural, en combinación con otros cereales, en salsas y pastas, o recetas de repostería.

La ranga es un plato típico de la región de Los Valles de Bolivia que se caracteriza por la proteína principal: la panza o libro de res picada y bien cocida. Junto con una ensalada de tomate y cebolla, se ha convertido en una costumbre callejera de media mañana que recarga toda la energía de quien la consuma. 

A partir de septiembre estará disponible a nivel nacional Santo Patrono “Altiplano”, un vino de alta calidad que hasta este momento sólo estaba disponible en Europa y Asia. Santo Patrono “Altiplano” es el vino más exportado de Bolivia, ahora estará presente en tiendas especializadas y en ciertos restaurantes y supermercados.

El desperdicio cada vez llega más lejos. Según la Organización de las Naciones Unidas (ONU), el 45% de las frutas y verduras que se cultivan, se desperdician antes de poder ser siquiera vendidas. Por esta razón nace Wakati, un invento independiente que se creó para asegurar la preservación de alimentos sin la necesidad de usar la refrigeración para aquellas comunidades que lo necesitan.

El chocolate es uno de los alimentos más consumidos en sus miles de formas e intensidades. Sin embargo, con el tiempo se han ido descubriendo combinaciones que pueden reforzar su sabor y darnos una experiencia aún mejor probándolo. Eso sí, hay que saber cuáles elegir. 

Cochabamba es un departamento con una increíble riqueza gastronómica reflejada en cada uno de sus platillos y alimentos producidos con ingredientes exquisitos típicos de la región. Así como las otras zonas, ha descubierto múltiples sabores a través de la herencia de nuestros antepasados y ha adaptado otros, pero siempre añadiéndole la sazón que la caracteriza. 

Las semillas de girasol se encuentran en el centro de la flor de girasol, que seguramente ya conoces muy bien. Estas se caracterizan por tener una cubierta de color oscuro y con unas particulares rayas blancas a lo largo de cada una, pero ¿qué las hace tan atractivas? Pues principalmente el increíble sabor de lo que encontramos dentro de la cáscara, sin embargo, también son un gran alimento para fortalecer nuestro organismo. 

¡No te quedes sin probarlos!

Fuentes: Blog Mentta, Yosidetalles

Compartilo en

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp