Cero desperdicio: la mejor forma de aprovechar cáscaras y cabezas de vegetales

Las cáscaras y cabezas de vegetales son las partes de estos alimentos que siempre terminamos tirando a la basura, ya sea por costumbre o por el pensamiento de que estas no sirven. Pues déjanos decirte que es todo lo contrario. Nuestros ancestros no solían desechar estas partes, más bien consumían en su mayoría, los vegetales como los encontraban, en su formato original. 

Gracias a esto, lograban aprovechar cada cualidad que los acompañan, pues en estas partes también se presentan distintos beneficios y propiedades tan importantes como los de la pulpa. 

En cuanto al desperdicio, no es una novedad que es un problema que cada vez avanza más, causando daños a nuestro planeta, a la situación económica de muchos países y por supuesto, a la conciencia social. Ante esto, todos podemos realizar pequeñas acciones en nuestros hogares, la comida sustentable es una excelente manera de empezar y es tan simple como aprovechar los alimentos al máximo, reduciendo los desechos que producimos a diario.

Si bien algunas cáscaras no suelen ser muy apetitosas a la vista, debes saber que cómo ya te adelantábamos, guardan mucho sabor, pero también beneficios. Por ejemplo, en la berenjena, la diferencia de color entre su parte externa y la interna resulta en una diversidad de compuestos bioactivos. Según la Fundación Española de Nutrición (FEN), “la piel púrpura de la berenjena denota la presencia de una antocianina, la nasunina, que tiene una potente acción antioxidante”.

El zucchini, por otra parte, es otro de los alimentos que pueden consumirse con cáscara sin problema. Es más, contiene más compuestos bioactivos en su exterior que en el interior, como por ejemplo clorofila, que tiene capacidad antioxidante, y vitamina C.

Resultado de imagen de sopa de cascaras de verduras beneficios

Eso sí, antes de que metas todas las verduras a la olla es importante que te demos algunas recomendaciones:

  • Lava muy bien estas cáscaras o cabezas de verduras, pues pueden contener bacterias o en todo caso, pesticidas que a la larga pueden perjudicar tu salud. 
  • Ante la presencia de un exceso pesticidas, te recomendamos optar por verduras orgánicas, estas muchas veces presentan muy pocos o ninguno. Además, estarías apoyando a pequeños productores, dos pájaros de un tiro. 
  • Si vas a acumular estas cáscaras para luego cocinarlas, debes almacenarlas muy bien, pes como sus pulpas, no duran para siempre. Lo mejor será que las conserves en tuppers o bolsas ziploc dentro del refrigerador hasta que las vayas a utilizar. 
  • En realidad, deberían poderse consumir todas las cáscaras de verduras y frutas, pero no está de más tener cuidado y revisar si estas pueden consumirse crudas o deben cocinarse sí o sí. Existen mil maneras de hacer incluirlas en recetas.

A lo largo del tiempo te hemos estado presentando muchas recetas con diferentes ingredientes que pueden checar en nuestra web, pero esta vez vamos a enseñarte a preparar un caldo muy nutritivo que contiene cáscaras y partes de alimentos que usualmente no se te ocurriría añadir. Puedes reemplazar las cáscaras de verduras que tengas a tu disposición, pero, de todos modos, te dejamos una versión para que te guíes:

Resultado de imagen de sopa de cascaras de verduras beneficios

Ingredientes

  • Sobras de diferentes verduras: Piel de cebolla, tallos y hojas de apio, cáscara de zanahoria, cáscara de camote, tallos de champiñones, hojas y tallos de perejil y cilantro.

  • Evita las sobras de coliflor, repollo y brócoli, ya que estas amargarán tu caldo de verduras.

  • 5 dientes de ajo.

  • Aceite de oliva.

  • Una cebolla grande.

  • Dos zanahorias completas.

  • 8 tazas de agua.

  • 2 hojas de laurel.

preparación

  • En una olla fríe los ajos, la cebolla y las zanahorias picadas con aceite de oliva, más o menos por 5 minutos. Agrega todas las sobras de verduras, las tazas de agua y las hojas de laurel y deja hervir.  Cuando haya hervido, sigue cociendo a fuego lento, por 45 minutos.
  • Deja enfriar tu caldo de verduras y coloca en frascos si es que lo vas a utilizar en los próximos tres días, si no, colócalo en bolsas de plástico y guarda en el congelador.

Así de fácil, puedes añadir o quitar todos los ingredientes que quieras. Aprovecha esta gran manera de recibir beneficios y contribuir a la lucha contra el desperdicio, ¡de a poco podremos lograr grandes resultados!

Fuentes: Tu Hogar, Clarín, La Vanguardia

Compartilo en

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp