10 beneficios del ajo que debes conocer

El ajo es uno de los ingredientes más famosos en la cocina, pues proporciona sabor y olor distintivo a las comidas en prácticamente todo el mundo. Y pese a su pequeño tamaño, debes saber que es una bomba de nutrientes que se manifiestan de una manera excepcional en nuestro cuerpo.

Incluir ajo habitualmente no es para nada difícil y es totalmente beneficioso para todos, principalmente por su sabor bastante llamativo y delicioso, pero también por los beneficios que presenta para el organismo, los cuales van directamente relacionados a la salud y el bienestar general de las personas. Eso sí, te recomendamos un consumo habitual pero no exagerado.

Por ello, hoy queremos mostrarte algunos de ellos:

Protege nuestro aparato digestivo

La clave siempre estará en el equilibrio, pues si nos acostumbramos a consumir ajo como un medicamento por la mañana o lo aplicamos en nuestra comida, en pocos días notaremos sus beneficios, entre ellos las mejorar el proceso digestivo, pues el ajo estimula los ácidos gástricos, permitiendo que los alimentos se digieran y absorban adecuadamente.

Es un antibiótico natural

Así como lo ves, gracias a que es rico en alicina, una sustancia que actúa como un antibacteriano, el ajo nos ayudará a evitar la proliferación de bacterias en nuestro organismo.

Tiene efectos antifúngicos

El ajo también es reconocido como un alimento ideal para evitar la aparición de hongos en nuestro organismo, ya que los extractos de la planta consiguen ralentizar el crecimiento de hongos y, por tanto, evitarán que crezcan en nuestro interior. Cabe resaltar que, gracias a esta propiedad, en muchos campos de agricultura se utilizan extractos de ajo para evitar la aparición de hongos en las cosechas.

Cuida la salud del hígado

Este ingrediente es un excelente desintoxicante para nuestro organismo, pues gracias a sus propiedades, nos ayuda a depurar toxinas, a eliminar parásitos y a liberar de nuestro cuerpo metales pesados como el mercurio o restos de medicamentos que el hígado no puede procesar por sí mismo. Además, es rico en vitaminas A, B y C, las cuales estimulan las funciones hepáticas. Y, por si fuera poco, ayuda a desinflamarlo, haciendo muy saludable consumir este en caso de tener el hígado graso.

Refuerza nuestro sistema inmune

Algunos estudios aseveran que el ajo podría evitar la propagación de algunos virus, pero esto aún no está comprobado. Sin embargo, lo que sí podemos asegurar es que debido a los componentes naturales del ajo, es muy probable que pueda actuar como un apoyo antiviral y evitar el contagio de algunas enfermedades como la gripe, los resfriados, etcétera al reforzar nuestro sistema inmune.

Reduce el colesterol malo

El ajo es un ingrediente muy acertado para combatir el colesterol malo (LDL), el cual puede llegar a obstruir las paredes de las arterias con el paso de los años, por lo que es fundamental regular y bajar sus niveles en nuestra sangre, exactamente lo que hace este alimento, Incluso, en Estados Unidos muchos ciudadanos consumen extractos de ajo para conseguir equilibrar el colesterol.

Contribuye en la presión arterial

Este alimento puede ayudar a reducir la presión de la sangre y conseguir que el flujo sanguíneo esté más fluido, pues al consumirlo, se produce una mayor cantidad de ácido nítrico, un componente que diluye la sangre, aportando en la regulación de la presión arterial. Eso sí, es necesario recalcar que es una ayuda que puede acompañar a un tratamiento médico. 

Es un poderoso antioxidante

Consumir ajo resulta ideal para mantener nuestro organismo en perfectas condiciones y evitar la oxidación de las células o el envejecimiento prematuro, gracias a los numerosos antioxidantes que contiene (entre ellos la alicina) y que ayudan a neutralizar los radicales libres, manteniendo el cuerpo más joven y protegido. 

Tiene efectos antitóxicos

Los sulfóxidos presentes en el ajo lo convierten en un ingrediente perfecto para evitar los metales pesados en el organismo, mejorando nuestra salud de forma global y apostando por una vida cargada de bienestar.

Mejora la memoria

Al producir un menor daño oxidativo, el ajo reduce el riesgo de padecer enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer y la demencia. Asimismo, es capaz de favorecer las funciones cognitivas.

Existen mil maneras de consumir ajo, solo falta que elijas la que más te convenga y en poco tiempo notarás los beneficios que este superalimento tiene para ofrecerte. 

¿Ya conocías estos beneficios?

Fuentes: Vidae, La Vanguardia

Compartilo en

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Salir de la versión móvil