La historia de los Chorizos chuquisaqueños: un sabor de más de 150 años

Los chorizos hacen parte de la gastronomía tradicional del departamento de Chuquisaca. Estos embutidos elaborados de manera tradicional deslumbran el paladar de quien los pruebe, pues su sabor es inigualable y su proceso particular, por ello pobladores de otros departamentos llegan a la capital a probar estos manjares que tienen una gran historia detrás. 

Origen

La historia de los chorizos chuquisaqueños comienza en el siglo pasado y tiene a sus protagonistas: una mujer de pollera bastante atractiva con una peculiaridad: tenía siete lunares en el rostro y su hermana emprendedora. Susana y Juliana Saavedra fueron quienes comenzaron con esta tradición influenciada por sus jefes. 

Las dos hermanas trabajaban para personas de origen alemán que acostumbraban a preparar embutidos, técnicas de las cuales aprendieron y más tarde utilizaron para crear sus propias versiones, estos chorizos tan conocidos por los comensales en casi todo el país que llevan como nombre: “7 lunares” en honor a Susana. Desde 1870 hasta el día de hoy, ya se reconocen 5 generaciones que continúan preparándolos y deleitando a los clientes de diversas regiones en el mercado de Sucre. 

Mujeres preservan la tradición de elaborar los chorizos chuquisaqueños
Foto: Correo del Sur

Se dice que, pese a la influencia alemana, estos chorizos han sido adaptados al sabor característico boliviano que incluso incluye ajíes que le dan un toque picante y el característico color rojizo. Esta tradición tiene más de 150 años manteniendo su sabor especial y tan querido, consumido mayormente al medio día por los pobladores chuquisaqueños y de todo el país que desean saciar su hambre en la “sajra hora”, tiempo en el que el hambre se despierta para un bocadillo antes de degustar el almuerzo y se acompaña con cerveza negra. 

La manera tradicional en la que se sirve este platillo en el negocio de las hermanas Saavedra, los “Siete Lunares” es en forma de sándwich, que tiende a ser muy similar al choripán de origen argentino. El sabroso chorizo se acomoda en medio de un pan entero “cortado longitudinalmente” y se agregan encima lechuga, cebolla y tomate, pero algunos terminan omitiendo el pan y lo comen como un platillo. Eso sí, el toque más picante es aportado por locotos o llajua servidos en un pocillo aparte.

Chorizo chuquisaqueño | Recetas de Bolivia
Foto: Recetas de Bolivia

Como verás, estos elementos de la gastronomía han marcado la tradición chuquisaqueña con su sabor, siendo un patrimonio reconocido y un platillo que no puedes dejar de probar si te pasas por allá. ¡Ahora sabes todo sobre él!

¿Ya habías probado estos chorizos?

Fuentes: Cocina Boliviana, Gustublog, Opinión, Correo del Sur

Compartilo en

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp