Cero desperdicio: 8 recetas para aprovechar hasta la última gota de vino

El vino es una de las bebidas más populares del mundo que comenzó a producirse durante el periodo neolítico, en la región que hoy comprende Irak e Irán, en el año 5,400 a.C. Gracias a su sabor, obtenido a partir de un proceso muy largo, este brebaje forma parte de momentos inolvidables que se acompañan con una buena comida o maridaje. Es más, este tenía una importancia tan grande en las antiguas civilizaciones, que existían deidades dedicadas a él, por ejemplo, Baco, el dios romano del vino, o Dionisio en Grecia. 

Sin embargo, tiene una característica especial y un poco complicada: debe aprovecharse todo el contenido en lo posible, ya que no es una bebida que puede conservarse por más de 5 días una vez abierta la botella debido a que contiene unas bacterias llamadas acéticas que, en contacto con alcohol y oxígeno, provocan una fermentación que es negativa para el producto, pues puede ser consumido, pero ya no como la bebida original.

Si se te pasó y tiene un gusto más a vinagre, existen formas de aprovechar el líquido y no desecharlo:

  • Lavar frutas y verduras
  • Utilizarlo como vinagre casero
  • Teñir ropa
  • Utilizarlo en mascarillas faciales
  • Cocinar

Si bien puedes utilizar esta bebida ya un poco pasada para cocinar, también puedes evitar que llegue a este estado y aprovechar hasta la última gota que sobró con las siguientes recetas:

Los alimentos, por naturaleza, con el paso de los días tienden a echarse a perder y existen condiciones externas como la temperatura o la humedad, que provocan que este proceso se acelere y terminemos desechando los mismos, pues pueden hacer que nuestras frutas y verduras aparezcan enmohecidas o podridas. 

El día del campesino en nuestro país trata de ser un reconocimiento precisamente al campesino, indígena, que se convierte en un propulsor y generador de la riqueza agrícola en Bolivia y rescatar su trabajo que es un esfuerzo por mantener alimentada a su población. Este es un día fundamental para reconocer al sector rural, pues nuestra cultura se ha dedicado a la recuperación de la tierra y su cuidado desde siempre. 

El falso conejo es un platillo típico de Bolivia. Llevando una presentación completa y un matiz de sabores clásicos de la región, ha resultado ser uno de los favoritos de los comensales. Es que, debemos aceptar que el ahogado es la estrella junto a la carne que lo lleva de manto y que todos los demás ingredientes encajan perfectamente. 

La lasaña es uno de los platillos más famosos del mundo y según los expertos, tiene sus orígenes en la antigua Roma, incluso en la Grecia de la Antigüedad. Sin embargo, han habido disputas en cuanto al tema, pues en 2007, el diario de Londres, The Daily Telegraph aseguró que la lasaña era un plato británico basados en un libro de recetas del 1390 dedicado al monarca Ricardo ll, en el cual aparecía la primera mención documentada de este platillo. Mientras, Italia indicaba otra versión: la auténtica creadora de la lasagna actual fue Maria Borgogno y para probarlo se presentaron textos que lo demostraban y que estaban fechados en 1316.

Las semillas suelen ser lo primero que desechamos de los alimentos. Sin embargo, debes saber que muchas de ellas pueden servir para cultivar nuevamente esos ingredientes. Por ello, hoy queremos mostrarte algunos de los alimentos más comunes que pueden crecer a partir de simplemente sus semillas. 

El pacay es una fruta originaria de la región andina ubicada en América del Sur. Se trata de un alimento dulce y bajo en calorías, que no solo es delicioso, sino también beneficioso y también es conocido como Pacae, Guaba, Guabo, Guamo, Inga y Pacay del Perú. 

El queso es un ingrediente bastante popular en todo el mundo, pues con su sabor, sea cual sea su tipo, deleita hasta los paladares más finos. Qué delicia es sentir un pedazo de queso en la boca, ¿verdad? Lo cierto es que por sí mismo sabe delicioso, pero déjanos decirte que lo sabe mucho más con los maridajes perfectos. 

La gastronomía de Latinoamérica está llena de matices que combina diversas prácticas ancestrales, herencias, algunas mezclas que surgieron en la época de la colonia, los ingredientes disponibles en la región y por supuesto, la sazón de cada territorio. El resultado son platillos exquisitos, algunos parecidos entre país y país y otros que solamente podrás encontrar si los visitas. 

El aphtaphi es una celebración de origen aymara practicada por miles de años. Se trata de un momento especial en el que se comparten los alimentos entre los miembros de una comunidad, amigos o familiares y se refleja la cosmovisión andina. Esta sigue ejerciéndose en países como Bolivia, Argentina, Chile y Perú y lleva consigo normas y significados muy interesantes con los que los pobladores de estas regiones se identifican. 

Chefsbol, este nuevo proyecto idea de la boliviana Nadia Nemer, busca a través de su plataforma, difundir la cultura gastronómica boliviana a través de los proyectos de los miembros que la componen “de forma coordinada, dentro y fuera de nuestro territorio”. Apunta a que, conjuntamente, la gastronomía sea uno de los principales activos de nuestro país utilizando criterios profesionales y empresariales y colaborando con empresas y productores locales. Asimismo, desarrollando acciones de comunicación para lograr un mayor impacto y visibilidad.

¿Te gustaron estas preparaciones? Dejarás de desechar vino y más bien disfrutarás su sabor de todas las maneras posibles.

Compartilo en

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Salir de la versión móvil