Cortezas de pomelo confitadas

Tiempo de lectura: < 1 minuto

Detalles

Raciones

6 personas

Tiempo de preparación

1 hora

Ingredientes

Direcciones

  • Recupere la corteza de 4 pomelos o toronja, preferiblemente orgánica, y limpie cuidadosamente su superficie para eliminar cualquier rastro de cera o producto que se encuentre en su corteza, luego enjuague abundantemente. Tiene que obtener 4 trozos de corteza de tamaño casi igual, por pomelo. Corte cada pieza de corteza en tiras de 1/2 cm o 1/4 de pulgada de ancho aproximadamente.
  • Si tiene un poco de pulpa de fruta prendida de las cortezas porque ha pelado al vivo las frutas, no la quite, es mejor así. Ponga estas tiras de corteza en una olla, cubra con agua fría y deje reposar 12 horas cambiando el agua 1 o 2 veces. Al día siguiente, cambie el agua por última vez y déjelas sumergidas durante unas 4 horas más.
  • Al final de este tiempo, escurra las cortezas, péselas, vuelva a ponerlas en la olla con su peso en azúcar y su peso en agua (si es posible filtrada o mineral, para evitar el agua clorada del grifo, porque su olor influye un poco en el sabor). Ponga a confitar lentamente a fuego suave, revolviendo de vez en cuando hasta que ya no quede más liquido.
  • Reparta las cortezas en una hoja de papel de hornear colocada sobre una bandeja de horno para reposterí­a, sin que se toquen.
    Deje secar una noche o más, hasta que se vuelvan un poco firmes (a su gusto).
    Entonces hágalas rodar con un tenedor en un poco de azúcar cristalizado, para cubrirlas ligeramente. Consérvese en una caja hermética al abrigo del aire.

Volver a Cero desperdicio: 6 formas de aprovechar la cáscara de toronja o pomelo

Compartilo en

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp