Pros y contras del seitán: ¿es realmente bueno?

El seitán es un sustituto vegano de la carne que se ha hecho mucho más popular últimamente. Se trata de un producto hecho enteramente de gluten hidratado, correspondiente a la proteína principal que se encuentra en el trigo. Este se produce a partir del amasado de harina de trigo con agua para desarrollar cadenas adhesivas de proteína de gluten. 

Una vez bien amasado, se enjuaga para lavar todo el almidón dejando una masa pegajosa de proteína pura de gluten que puede ser sazonada, cocinada y utilizada en platos veganos o vegetarianos como sustituto de la carne. Sin embargo, también se puede encontrar prefabricado en algunas tiendas de comestibles. 

Si bien está presentado como un producto positivo para las dietas, también se le han atribuido algunos contras para quien lo consuma. Por ello, hoy queremos presentarte ambos lados, así sabrás un poco más de su composición y si deseas consumirlo sabrás lo que hay que tomar en cuenta para aprovechar sus cualidades de una buena manera. 

Pros

El Seitán, la carne del trigo | HazteVeg.com

El seitán consiste casi en su totalidad en gluten de trigo, pero aun así, continúa siendo un alimento rico en proteínas y minerales, con bajo contenido de carbohidratos y grasas. Una porción de seitán (que más o menos contiene 30 gr de gluten de trigo vital) lleva los siguientes nutrientes:

  • Calorías: 104
  • Proteína: 21 gramos
  • Selenio: 16% de la IDR
  • Hierro: 8% de la IDR
  • Fósforo: 7% de la IDR
  • Calcio: 4% de la IDR
  • Cobre: 3% de la IDR

Al no contener apenas grasas, azúcares ni fibra, el seitán es un alimento de fácil digestión, que puede ser ideal para personas que tengan problemas estomacales o no quieren consumir algo pesado. Además, tiene un aporte proteico importante, lo que lo convierte en un buen alimento para deportistas ya que puede ayudar a desarrollar la musculatura correctamente.

Por otro lado, este no contiene grasas saturadas y ayuda a disminuir los niveles de colesterol en sangre, por lo que contribuye a reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares. Cabe destacar, además, que su textura y su parecido a la carne lo hacen muy apropiado a la hora de utilizarlo en la cocina, siendo un alimento que se puede introducir de forma fácil en diferentes platos y, por lo tanto, en la dieta.

Por último, es una gran opción para aquello vegetarianos o veganos alérgicos a la soya al estar hecho simplemente de trigo.

Contras

Instant Pot Seitan - Vegan and Oil-free Recipes - ZardyPlants

Como todo alimento, debe consumirse con moderación, pero más aun tomando en cuenta que es técnicamente un alimento procesado y aunque no es alto en calorías, azúcar o grasa, aquellas personas que no consumen una dieta rica en alimentos integrales como frutas, verduras, granos integrales, nueces, semillas y legumbres, deben considerar su reducción o, por otra parte, complementar su alimentación con los ya mencionados elementos. 

Por otra parte, puede no ser apto para todos y nos referimos a aquellas personas que no pueden comer trigo o gluten, incluyendo a las que tienen alergias, sensibilidades o intolerancias al trigo o gluten y especialmente a aquellas con enfermedad celíaca, pues como el seitán está hecho de harina de trigo, termina siendo perjudicial para su salud. 

Asimismo, se debe tener en cuenta que algunos seitanes preenvasados puede llegar a tener altos niveles de sodio agregado, por lo que aquellos que suelen y deben controlar la cantidad de sodio en sus dietas deberían revisar las etiquetas cuidadosamente o, de lo contrario, preparar su propio seitán en casa para reducir su ingesta de sodio.

Por último, como el seitán está hecho de gluten puro, existe cierta preocupación de que comerlo puede ser perjudicial para el intestino, ya que un intestino que funciona correctamente, la permeabilidad intestinal está estrictamente regulada, por lo que solo partículas pequeñas de alimentos pueden pasar al torrente sanguíneo. Sin embargo, a veces, el intestino puede «filtrarse», y equivocadamente permitir el paso de partículas más grandes, una acción nombrada como aumento de la permeabilidad intestinal que se asocia con un mayor riesgo de sensibilidad a los alimentos, inflamación y enfermedades autoinmunes. 

Respecto a esto, algunos han concluido que comer gluten podría incrementar la permeabilidad intestinal, incluso en personas que no tienen enfermedad celíaca o sensibilidades al gluten inicialmente. Sin embargo, hace falta más investigación para confirmarlo, por lo que hasta que se consiga, lo mejor sería no abusar de su consumo. 

Ahora ya sabes más sobre este alimento, por lo que de acuerdo a tu dieta diaria, podrás medir o considerar su consumo para disfrutarlo y que no se convierta en algo perjudicial. Eso sí, debemos resaltar que cada día estas opciones para reducir el consumo de carne animal se están diversificando. Esperamos que salgan muchas más propuestas y que sigan el propósito de alimentar y nutrir sabiamente nuestro cuerpo. 

Y tú, ¿ya habías probado seitán?

Fuentes: Sha Magazine, Vitónica, Nutricuerpos, Green Vivant

Compartilo en

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp