Real Food: ¿De qué se trata y por qué es necesario conocerlo?

El Realfooding, que viene del movimiento “Real Food” es un estilo de vida basado en, como lo denominan los seguidores, alimentarse con comida real evitando los productos ultraprocesados tan controversiales. Con sus acciones buscan “defender el derecho a una alimentación saludable para la población” a través de la conciencia alimentaria.

Este nació hace ya algunos años gracias al nutricionista Carlos Ríos, quien busca que sea una constante revolución contra “la epidemia de los ultraprocesados”, pues se los considera insanos al estar desbordados de azúcares añadidos, grasas refinadas, sal y/o aditivos, densos en calorías, pobres en nutrientes, hiperpalatables (que inhiben nuestros mecanismos naturales de saciedad), peligrosamente siempre disponibles y astutos para sustituir el consumo de alimentos reales.

Mientras que, la comida real se trata de todos los alimentos mínimamente procesados o de aquellos a los el procesamiento industrial no haya empeorado en cuanto a la calidad de su composición o afectado de manera negativa en sus propiedades naturales y nutritivas.

Los expertos aseguran que un mayor consumo de esta cuida nuestra salud, pues usualmente no contiene promesas en el empaque al tener todos los componentes necesarios de manera natural. Por otra parte, promueve la compra de alimentos a productores locales garantizando una más nutritiva, sostenible y beneficiosa con la economía alimentaria de nuestra región.

El Realfooding no es una dieta para adelgazar o pasar hambre, sino un movimiento que trata de alimentarse con conciencia eligiendo la comida que más nutra a su organismo. Para estar seguros de esto, los seguidores recomiendan aprender a leer etiquetas para detectar los buenos procesados, en caso de que las lleven. 

Qué es Real food: importancia de la comida sana no procesada | La salud que quieres

Para ello, debemos conocer la clasificación. Para empezar, entre la comida real podemos encontrar:

  • Verduras, hortalizas y frutas
  • Frutos secos
  • Legumbres
  • Pescado y marisco
  • Tubérculos
  • Cereales 100% integrales o de grano entero
  • Huevos
  • Carnes sin procesar
  • Leche fresca
  • Hierbas, especias y semillas
  • Café e infusiones

Por otra parte, a los buenos procesados, aquellos que “pasan por un procesamiento industrial o artesanal beneficioso o inocuo con respecto a sus propiedades saludables”. Estos se obtienen luego de añadir o retirar algunos ingredientes a los alimentos enteros o de emplear algún procesamiento industrial, pero que esté enfocado en hacerlos más seguros, duraderos y agradables al paladar o para facilitar su consumo sin exageraciones.

Entre ellos encontramos a:

  • Aceite de oliva virgen extra
  • Leche, yogures y lácteos fermentados
  • Panes integrales 
  • Chocolate negro o cacao en polvo al 70%
  • Legumbres envasadas
  • Pescados enlatados
  • Bebidas vegetales sin azúcares añadidos
  • Comida real congelada: frutas, verduras, pescado, etc.
  • Comida real envasada al vacío
LECHE VEGETAL, BUEN SUSTITUTO DE LA LECHE DE VACA?

Asimismo, debemos empezar a reconocer a los ultraprocesados, aquellos productos que pasan por preparaciones industriales comestibles a partir de sustancias de otros alimentos o sintéticas. Los identificamos por tener cinco o más ingredientes en sus etiquetas y entre los que hacen presencia las harinas refinadas, aceites vegetales refinados, azúcares añadidos, los aditivos y la sal haciéndolos más llamativos, duraderos y rentables, pero que a la larga deterioran nuestra salud. 

En la lista están:

  • Refrescos y bebidas azucaradas
  • Bebidas energéticas
  • Lácteos azucarados 
  • Panes refinados y masitas
  • Carnes procesadas
  • Galletas y derivados
  • Cereales refinados 
  • Productos precocinados y listos para calentar o freír
  • Snacks industriales
  • Dulces y helados no artesanales
  • Productos dietéticos o de adelgazamiento
  • Salsas comerciales

Como verás, lo que trata de hacer este estilo de vida es algo bastante significativo que todos debemos por lo menos intentar en nuestro diario vivir o hacerlo en la medida que se nos permita. Todo parte por pequeñas acciones y algo que puede ayudarte es saber leer las etiquetas. Por ejemplo, los buenos procesados envasados llevan una etiqueta nutricional donde se leen entre 1 a 5 ingredientes que no representan cantidades significativas (menor o igual al 5-10% del total) de azúcar, harina refinada o aceite vegetal refinado. 

El 67% de las personas no puede leer el rótulo nutricional | Ciudadanos | La Voz del Interior

Identifica que el procesamiento de estos productos no interfiera disminuyendo la calidad de los mismos, sino dejándola igual, aumentándola o, si la disminuye, que sea mínimo; elige más productos artesanales e incrementa tu consumo de alimentos vegetales y notarás la diferencia a través del tiempo. Intentemos cuidarnos y cuidar a los nuestros partiendo de la alimentación. 

Y tú, ¿ya sabías lo que era la comida real?

Fuentes: Realfooding, Canal Salud, La Vanguardia

Compartilo en

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp