Cangrejitos de Tomatitas, una delicia chapaca de tradición

Estamos hablando de un platillo típico del departamento, específicamente a cinco kilómetros de la ciudad en la localidad de Tomatitas. Este lugar se encuentra al borde del río Guadalquivir de donde se acostumbraba desde hace ya varios años, conseguir la proteína principal del plato, lo que lo hace bastante llamativo y querido por los bolivianos y extranjeros. 

Los lugares tradicionales se encuentran pasando el primer puente de la localidad, uno al lado del otro ofreciendo estos cangrejitos que llevan un color anaranjado vibrante. Tal parece que, en un principio, este platillo no era muy elegido por los clientes. Es más, se comerciaban cerca de tres platos por día. 

Esto fue hasta su aparición en la película boliviana “Sena Quina”, el cual consiguió que se incentivara mucho más su comercialización tanto local como internacionalmente gracias a su éxito, convirtiéndose en el principal plato del lugar. Definitivamente, había sido una joya descubierta en imágenes. 

Foto: Reportajes y Crónicas de Tarija

Uno de los puestos de comida más antiguos y visitados de la localidad es “La Higuera”, un negocio atendido por la señora Nelly Altamirano, residente de Tomatitas por alrededor de 35 años y que lleva preparando este platillo por más de 20. Actualmente y luego del boom provocado por la película, sirve por día hasta 200 platillos que en su mayoría son los cangrejitos. Lo mismo sucede con muchos de los puestos de comida cercanos, pues las personas llegan de todas partes a probar esta delicia. 

Nelly contó en una entrevista que estos cangrejitos se recolectan en la comunidad de San Andrés y son llevados a Tomatitas dos o tres veces a la semana. Antes provenían de las vertientes del río Guadalquivir como el río Erquis y Vitoria por sus aguas frías, pero ya no existen muchos debido a la

contaminación de sus aguas.  

Foto: Marketing Registrado

Preparación 

Según las cocineras del lugar, la preparación es sencilla. Para empezar, los cangrejos se deben lavar bien con agua del grifo, entre los cientos que se tienen se escogen los mejores, tomando en cuenta que no estén dañados. Luego, se los pone al refrigerador en una bañera.

Entonces, llega el momento de la cocción, para esto se los saca y se los pone a freír en aceite caliente. Esto para algunos es interesante y para otros un poco impresionante, pues se acostumbra a cocinarlos vivos. Una vez que toman color naranja quiere decir que ya están listos para servirse. Como acompañantes se tiene al mote, y unas tajadas de limón.

Por otro lado, en los puestos se acostumbra a variar un poco, pues si lo piden, los clientes pueden recibir un plato mixto, en el cual se agregan misquinchos y doraditos, peces marinos que también deben ser previamente freídos y luego pasados por pan.

Foto: @ElDog

Como dato curioso, doña Nelly comentó en la misma entrevista que el kilogramo de cangrejo costaba 20 bolivianos hace 20 años, por lo que se podía encontrar al platillo por un precio de 12 bolivianos. Sin embargo, por diferentes factores económicos en el país, actualmente el kilogramo de este ingrediente cuesta 70 bolivianos, cambiando el precio del plato por 30 bolivianos. Eso sí, para quienes los prueban, valen cada centavo. 

Como verás, este platillo típico es un tesoro de la gastronomía boliviana que todo paisano y vecino debería probar, pues se antoja nada más de verlo, así que imagínate saborearlo. Si te encuentras en el territorio no olvides contarnos qué te parecieron. 

Y tú, ¿ya los probaste?

Fuentes: Guaji, El País, Reportajes y Crónicas de Tarija

Compartilo en

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Salir de la versión móvil