Tawa tawas: el origen de la masita de la Villa Imperial

Las Tawa Tawas son masitas típicas de la repostería boliviana, específicamente del departamento de Potosí, aunque se consumen en muchos otros lugares en el país. Su origen se atribuye a la época de la colonia y como muchos otros elementos, combinó la influencia europea con las costumbres y manos bolivianas.

Su historia, como adelantábamos, comienza en la época de la colonia junto a otros elementos típicos de potosí como las sopaipillas y chambergos, solo que esta vez se tuvo una referencia proveniente del occidente bastante fuerte: los buñuelos de viento españoles. Estas masitas serían entonces, un intento de replicarlas de una forma más sencilla.

Se dice que estos buñuelos de viento eran servidos, en aquella época, regularmente los domingos a la hora del té en las mesas más exclusivas y adineradas de la ciudad. Tenían una forma redonda casi perfecta, pero aquellas piezas que no llegaban a salir de la forma deseada, eran descartadas y destinadas a la alimentación de los nativos, quienes comenzaron a consumirlas y hasta prepararlas en sus casas.

El término tawa tawa tiene versiones de su procedencia bastante interesantes. Según las fuentes consultadas, vendría del idioma quechua “tahua” que quiere decir “cuatro” y esto gracias a alguna de estas dos versiones: que las tablitas costaban un cuarto de las monedas de plata o macuquinas y por eso que cuando se preguntaban por su costo las personas respondían “tahua tahua” o que, por el contrario, se comerciaban cuatro de ellas por el precio de un real. 

Como sea, con el pasar de los años, los españoles y mestizos derivaron el vocablo en lo que ahora conocemos como “tawa tawa”. Para los pobladores que recién se enteraban de su existencia era un alimento mágico, pues al cocinarlas, como ya sabrás, se inflan y terminan siendo una masa hueca pero deliciosa, por lo que era algo novedoso y hasta entretenido de comer. 

Aunque ya eran muy famosas, no fue hasta la época republicana que las tawa tawas terminaron siendo parte de todas mesas de la Villa Imperial sin distinción alguna, pues fueron la salvación ante las constantes crisis que sufría la región, en las que se tenía que recurrir a buscar un sustituto del pan.  

Así, gracias a su sencillez y sabor se quedaron como un símbolo más de su gastronomía. Las familias comenzaron a preparar estas con los ingredientes respectivos, mezclando, amasando, adelgazando la masa, cortando en figuritas rectangulares, fritando y finalmente endulzándolas con un poco de miel o incluso azúcar molida, que termina siendo el toque perfecto para la hora del té.

Foto: Bolivia.com

Ahora, es toda una tradición que ha trascendido a través del tiempo, llegando a más territorios del país, en donde puedes encontrarla todo el año. Eso sí, al menos en la región potosina se acostumbra a degustarlas en cantidad en las fiestas de Corpus Christi junto a otros elementos de la repostería del lugar. 

Estas masitas típicas son otras de las muchas que no podemos resistirnos a probar y una prueba más de nuestra increíble gastronomía que ha sabido renovarse y adecuarse a nuestra vida y claro, a nuestro toque único. Ahora ya sabes todo sobre las tawa tawas, ¡no te atrevas a perdértelas nunca más!

Y tú, ¿también eres amante de estas ellas?

Fuentes: Historia y Leyenda de la Villa Imperial de Potosí – Bolivia, Cocinero Docto, Sabores de Bolivia, Los Tiempos

Compartilo en

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Salir de la versión móvil