Vitamina D: sus beneficios y en qué alimentos encontrarla

La vitamina D es una vitamina liposoluble que también es considerada una hormona, ya que actúa en casi todos los órganos y sistemas del organismo. Es fundamental para muchas funciones de nuestro cuerpo, por lo que recibirla es indispensable para cuidar nuestra salud y mantenernos estables. 

En realidad, el cuerpo genera esta vitamina a través de la exposición directa al sol. Sin embargo, esto en muchos casos es contraproducente para la piel, por lo que si se pretende absorberla, siempre debemos cuidarnos con protección solar. No obstante, existen otras alternativas como la alimentación que pueden proporcionarnos este elemento y así equilibrar nuestras necesidades y precauciones. 

La medida relativamente normal de vitamina D de acuerdo con la Asociación Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación (SEDCA), se encuentra entre los 30 y 100 ng/ml, se reconoce como insuficiencia cuando está entre los 20 y 30 ng/ml y la deficiencia se reconoce cuando hay menos de 20 ng/ml (datos aproximados). 

Algunas de las funciones más representativas de la vitamina D son:

  • Regula los niveles de calcio y fósforo en la sangre.
  • Promueve la absorción de fósforo y de calcio a través del intestino.
  • Actúa en los procesos del sistema inmunológico.
  • Se le atribuyen funciones contra el envejecimiento.
  • Fortalece los huesos y previene enfermedades musculoesqueléticas.
  • Permite mantener una función muscular correcta, lo que reduce el riesgo de sufrir caída, sobre todo en hombres y mujeres mayores de 60 años.
  • Ayuda a prevenir enfermedades respiratorias y combate aflicciones de la piel. 
  • Ayuda a prevenir el cáncer.
  • Contribuye en el control de azúcar en la sangre, por lo que puede contribuir en la prevención de enfermedades como la obesidad, diabetes, hipertensión y esclerosis múltiple.
  • Apoya en el buen funcionamiento cardiovascular.
  • Cuida el desarrollo neuronal y ayuda a la función cognitiva. 
Por qué la vitamina D cautivó al mundo y dividió a los expertos? – La Ocho AM830

La deficiencia de esta vitamina, por otro lado, tiene consecuencias como incrementar el riesgo de desarrollar raquitismo, osteoporosis, hipocalcemia (que son reducidas concentraciones de calcio en sangre) y osteomalacia (una enfermedad que debilita los huesos) que pueden presentarse algunos en niños y otros en adultos.

Asimismo, puede haber una debilidad en la función cognitiva y ser parte de las causas de la aparición de enfermedades crónicas como diferentes tipos de cáncer, fatiga crónica, psoriasis, artritis reumatoide, tuberculosis, patologías cardiacas, inmunológicas o mentales, así como depresión, entre otras.

Por ello, recibir la porción adecuada es importante. Sin embargo, son pocos los alimentos que la pueden proporcionar y aunque ninguno cuenta con cantidades exorbitantes, es indispensable tomarlos en cuenta en nuestra dieta para complementar los niveles de vitamina D. Entre ellos se encuentran:

Los 5 alimentos con vitamina D imprescindibles en tu dieta
  • La leche y cereales fortificados
  • Los pescados grasos como el atún o las sardinas
  • El hígado de vaca, la yema de huevo y el queso
  • Los hongos 
  • Las bebidas vegetales como las de soja, avena
  • Yogures y margarinas fortificadas
  • Algunos frutos secos como las nueces
  • Aceite de oliva

Como ves, son seleccionados, por lo que debemos tomar mucha atención en cuanto a esta vitamina tan esencial. Ahora ya conoces todo sobre ella, así que estamos seguros de que no te faltará de ninguna manera. Aprovecha esta información y cuida de ti y tus seres queridos. 

Y tú, ¿cómo consumes esta vitamina?

Fuentes: Minifiv, Cuidate Plus, El Español, D vida

Compartilo en

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp