Llauchas: las empanadas mañaneras que no te deben faltar

La llaucha es una empanada típica del departamento de La Paz, tanto que es toda una tradición comerla muy temprano por la mañana o incluso a medio día. De un tamaño bastante considerable, su relleno singular es el que deleita los paladares bolivianos y además, los calienta en las horas más frías. 

Si bien la palabra llaucha está vinculada, etimológicamente, a la lengua aymara, su composición puede ser resultado de la influencia de la época de la colonia a mediados del siglo XX. Los primeros registros de esta datan de la década de los cuarenta, según la  costumbrista Elizabeth de Col, quien también advierte que se menciona en las crónicas de la revolución de 1946 que culminó con la muerte del presidente Gualberto Villarroel. 

No hay ninguna descripción de la foto disponible.
Foto: Llauchas de la señora Angélica

Sin embargo, otras fuentes aseguran que estas recién comenzaron a venderse desde la madrugada en los sesenta, de la mano de vendedoras en la calle Garita de Lima, ubicada al oeste de la ciudad de La Paz. Estas vendedoras fueron denominadas, inicialmente como llauch’iteras (ahora mejor conocidas como llaucheras). 

Ellas acostumbraban a conservar las empanadas en bandejas de lata calentadas por carbón y las servían con phosko allpi, que se trataba de una mazamorra fermentada de maíz, que con el tiempo se convirtió en el api que conocemos. Asimismo, las llauchas eran llamadas llauch’itas, haciendo referencia al queso llauchita, que en aimara describe el acto de tomar y untar el queso en la masa. 

Se dice que la llauch’ita salía a la venta desde las 5:00 am y a las 10:00 am ya no se podía encontrar ninguna, pues era la preferida de la población  madrugadora. Actualmente, según  los comensales, las mejores se comercializan en el Mercado Rodríguez en la ciudad desde las 6 o 7 de la mañana, aunque ahora podemos encontrar excelentes opciones en muchos otros mercados y plazas como en San Pedro o el Mercado Lanza, entre otros. 

Las llauchas en La Paz
Foto: Bolivia Informa

No obstante, también existen preferencias en su acompañante, que puede ser tanto un api bien caliente como una taza de café a la misma temperatura, pues su objetivo, junto a la llaucha calientita, es curar del frío a los comensales hasta que salgan los primeros rayos del sol.

Ingredientes

Los conocedores aseguran que la receta de la llaucha sufrió algunos cambios con el tiempo, sin embargo, la forma y el tamaño aún se mantienen. Uno de esos cambios es la masa, que ahora se prepara de manera distinta, pues antes se elaboraba con la misma de la marraqueta, pero ahora se le agrega un ingrediente adicional: la manteca. 

Asimismo, según las fuentes, el relleno constaba de bastante queso y para aquellos que deseaban picor, se les añadía un poco de ulupica y ají colorado en la parte superior de la misma. Actualmente, el queso es combinado con harina o maicena, dándole una textura jugosa. Pese a esto, debemos aceptar que ambas versiones no dejan de gustarnos en absoluto.  

Proponen normas para declarar patrimonio a la marrequeta y la llaucha | EL DEBER
Foto: El Deber

Por último te dejamos un dato curioso: como la marraqueta, la masa de la llaucha debe ser sobada con bastante fuerza para obtener el resultado que tanto nos encanta y su punto diferencia con otras empanadas es que la misma no tiene repulgue y es lleva un color colorado por el ají.

Definitivamente, no existe una empanada como la llaucha y eso lo sabemos muy bien en Bolivia. Ahora ya sabes todo sobre ella y seguramente también está en tu estómago. Si no es así, ¿qué esperas? Corre por tu empanadita paceña y disfrútala como más te guste, conservando la tradición tan propia de La Paz. 

Y tú, ¿a qué hra comes tus llauchas?

Fuentes: Urgente Bo, Sabores de Bolivia, La Prensa, GAMLP

Compartilo en

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp