Acerola: los beneficios de este fruto amazónico que debes conocer

La acerola es un fruto pequeño originario de América Central que con los años se ha expandido hacia las regiones más húmedas y selváticas de América del Sur. Asimismo, su árbol se ha introducido en regiones tropicales de Asia y África. Su sabor es ácido, pero ese es su toque, pues es muy agradable y sabrosa. Además, tiene unas semillas grandes que puedes devorar sin problema.

Con el paso del tiempo se han descubierto múltiples cualidades de la misma, de hecho, las tribus amazónicas ya conocían sus virtudes tonificantes y la aprovechaban fresca o su jugo como remedio para tratar la disentería, diarrea, problemas hepáticos o incluso el escorbuto.

Asimismo, debes saber que su principal característica es su gran contenido en vitamina C, aunque también tiene vitamina A, pero se presume que lleva hasta 20 veces más cantidad de la C que una naranja.

Contribuye a la buena digestión

Al tener una buena cantidad de vitaminas del complejo B, la acerola ayuda a nuestro metabolismo, por lo que hace que la digestión de los carbohidratos, proteínas y grasas mucho más fácil, así que considera consumirla con regularidad.

Es un gran antioxidante

La vitamina C que contiene la acerola permite que esta tenga una acción antioxidante de forma “indirecta”, es decir, la vitamina E, un antioxidante liposoluble presente en las membranas celulares que se oxidan en la neutralización de los radicales libres volviéndose inactiva, en este caso, la vitamina C permite su regeneración para que pueda desempeñar nuevamente su papel de antioxidante, previniendo múltiples patologías.

Ayuda a prevenir y combatir la anemia

El hierro denominado “no hemo” no es bien absorbido por el organismo, para esto, la presencia de vitamina C en las acerolas es esencial, ya que incrementa su absorción a nivel intestinal. No obstante, el hierro dietético es muy importante para prevenir y combatir la anemia, así que nuevamente las acerolas resultan beneficiosas al ser muy ricas en este, contrarrestando la deficiencia nutricional.

Contiene mucha vitamina C

Como adelantábamos, el contenido de vitamina C en esta fruta es impresionante y, de hecho, más alto cuando el fruto está maduro y menos después de la cosecha. Sin embargo, el porcentaje de la vitamina puede resguardarse si se congela. Por todo esto, se dice que la acerola cae muy bien en la época de resfriados, ya que 100 gramos nos pueden aportar entre 1000 a 2000 miligramos de vitamina C, tomando en cuenta que las necesidades diarias son de 60 mg.

Previene el reflujo 

Sobre todo, el zumo de acerola, es abundante en taninos, un par de sustancias de sabor áspero que en contacto con la mucosa digestiva permiten que se forme una capa que protege la piel de padecimientos como el dolor de garganta, el reflujo y la gastritis. 

Potencia la absorción de colágeno

La vitamina C es un cofactor enzimático esencial para la hidroxilación de dos aminoácidos: prolina y lisina que resulta en la síntesis de colágeno. Este elemento es un componente del tejido conectivo que se encuentra en la piel, las uñas, huesos, dientes, etc. Si existe una deficiencia existe el peligro de que las membranas mucosas y la piel se dañen causando gingivitis, problemas de curación, alteración de la piel, entre otras dolencias, así que como ya conoces la relación entre la acerola y esta vitamina, sabrás que resulta perfecta para evitarlas.

Es un alimento antifatiga

Nuevamente, la vitamina C está involucrada en la cualidad debido a que, en el metabolismo de la carnitina, es un elemento fundamental para apoyar el buen funcionamiento de las células. La carnitina, a su vez, permite el envío de ácidos grasos de cadena larga dentro de las mitocondrias, pudiendo producir ATP, llamado el “combustible” del cuerpo.

Protege al sistema respiratorio

A la vitamina C también se le atribuyen propiedades antihistamínicas, las cuales ayudan a tratar las alergias, ataques asma, y otros síntomas de alergia, tales como estornudos y mucosidades. Asimismo, gracias a sus propiedades antiinfecciosas coadyuva de manera significativa en el tratamiento de enfermedades respiratorias o sinusitis.

Tiene propiedades hidratantes

Consumir acerola de manera regular ayuda a mantener nuestra piel y cabello hidratados debido a su alto contenido en mucílago, que son sustancias con funciones protectoras y proteínas. Al ser capaz de mantener hidratado el organismo, también promueve la integridad capilar.

Potencia la salud ósea

Gracias a los minerales esenciales como el calcio y el fósforo con los que cuenta esta fruta, puede mejorar tu salud ósea. El calcio es un nutriente importante para el tejido óseo al revestir los huesos y conferir su densidad mineral ósea.

Ahora sabes que este fruto no solo es sorprendente en sus tonalidades o sabor, sino también en cuanto a sus cualidades. No te las pierdas y aprovecha si tienes este fruto que representa un poco más de la biodiversidad con la que contamos en Bolivia. 

Fuentes: Arkopharma, Dieti Natura, Botanical Online

Compartilo en

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Salir de la versión móvil