10 maridajes con ají que sorprenderán a tu paladar

Tiempo de lectura: 4 minutos

El ají es un ingrediente básico en la cocina boliviana y en otras partes del mundo. Ya sea en la deliciosa llajua, en salsas, dentro de la preparación de platillos o en su estado natural, resulta incluso indispensable para muchos. Su sabor picante, que puede variar en el grado dependiendo del tipo que se consuma, es un perfecto complemento que dejará gustoso tu paladar. 

Eso sí, debes saber que su origen está en parte en nuestro país, gracias a la que podría decirse “la madre de los ajíes”, o sea, la ulupica. Esta pequeña bolita que hace llorar hasta al más valiente es la que originó a los diferentes tipos de ajíes que no solo se encuentran en nuestro territorio, sino en el mundo.   

Ya sabes un poquito más, por lo que te mostraremos algunos maridajes perfectos, aunque también es esencial que definamos maridaje. Se trata del arte de juntar, generalmente, una bebida y un alimento de tal forma que se complementen entre sí y uno realce los sabores del otro. Es decir, un “casamentero culinario” para encontrar la pareja perfecta. Sin embargo, este también se puede dar entre dos o más alimentos. 

Ahora sí, checa estas increíbles combinaciones:

Vino 

La capsaicina del ají, que es lo que provoca la sensación algo dolorosa del picante, es soluble en cuerpos grasos y en alcohol y no en agua. Por ello, los vinos con poco alcohol y suaves (ácidos), no apagan el fuego de las papilas, además, es menos soluble en vinos blancos secos, ligeros y ácidos, y en las bebidas gaseosas.

Sin embargo, un vino graso y untuoso, poco ácido y generoso en alcohol (por debajo de 14,5%) calmar el intenso calor de la capsaicina y disfrutar, al mismo tiempo, del sabor de lo que estemos comiendo, así que considera servir este tipo de vinos en tu próxima cena con estos toques. 

Carnes 

Esta pareja es inevitable, sobre todo si se trata de nuestra cocina, en la que se preparan diferentes ahogados que bañarán todo tipo de carnes, desde pollo, res, cordero, cerdo y lo que te imagines. El resultado es exquisito y hace que ambos sabores se mezclen y formen uno solo, ese que nos encanta.  

Queso

Lo salado y el picante siempre serán buenos compañeros, pues entre ellos pelean por el protagonismo creando un festival en la lengua. Si a esto le incrementas la cremosidad y suavidez en sabor y textura del queso, tendrás una combinación ganadora. Justo en lo que pensábamos. 

En este caso no existe una guía estricta, más bien te recomendamos creatividad en cuanto al tipo de queso y al tipo de ají.  

Chocolate 

En este caso, el picante es el toque que pocos captarán y aunque te suene raro, la sensación al paladar es increíble. Siendo tan opuestos, estos dos quedan perfectos combinados. Eso sí, trata de que el chocolate sea más protagonista y que el ají le dé un bonus especial. 

Mango 

Definitivamente esto es algo que tienes que probar. El sabor tan característico e intenso del mango queda muy bien con un poco de ají rojo en polvo o incluso una salsita con toques dulces. El punto está en que se sienta lo picante y se refresque con la fruta. 

Crema de leche

Esto queda muy bien sobre todo para suavizar un poco lo picante. Ya sea como salsa o aderezo, quedará muy bien en los platos salados que prepares en los que no quieres que el ají sea demasiado intenso pero que sí se sienta. Son ganadores. 

Salsa de soya 

Sobre todo en la cocina oriental, estos dos van muy bien como el toque que le aporta demasiado a un platillo para aderezar carnes, arroces o incluso como un dip. Nuevamente la intensidad de lo salado juega con el picor para que tu lengua no se olvide jamás cómo se siente. 

Frutos secos

Si combinas estos dos, tus snacks serán tu momento favorito del día. Mezcla un poco de ají con algunos maníes o nueces y verás que se convertirán en tu delirio. Eso sí, el picor debe resaltar mucho más. 

Huevo 

¿Alguna vez oíste sobre los huevos a la diabla? Pues preparaciones como esas resultan perfectas como entrada o incluso plato fuerte, ya que en esta ocasión se juega más el sabor de la yema que contrasta con el picante y ayuda a saborearlo de gran manera. Es cuestión de probar ambos, el resultado te va a sorprender. 

Perdónanos si ya estás babeando del antojo, pero era necesario que veas lo increíble que puede ser el ají en la cocina más allá de las combinaciones a las que estamos acostumbrados. En esta parte también es importante la creatividad, así que no temas maridar, lo peor que te puede pasar es que no sepa bien, pero para evitarlo están todas estas opciones deliciosas. 

Y a ti, ¿qué maridaje te gustó más?

Compartilo en

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Salir de la versión móvil