10 tamales del mundo y sus diferentes denominaciones

Tiempo de lectura: 4 minutos

El tamal es un bocadillo típico de diversas regiones latinoamericanas que tienen en común el uso del maíz dentro de su cultura gastronómica. En este caso, se trata de un preparado de maíz molido u otros ingredientes relleno (o no) de carnes, verduras y hasta frutas deshidratadas y envuelto con las mismas hojas del choclo o de plátano que se cocina con agua hirviendo o al horno. 

Aunque su origen específico es tema de debate, cada país supo darle un toque diferente de acuerdo a los alimentos con los que cuentan, así como una denominación. Aunque los tipos son parecidos entre sí, existen elementos interesantes que queremos presentarte:

Humintas (Bolivia)

En nuestro país, las humintas se preparan con choclo, pero lo que cambia es el proceso, Las llamadas “humintas a la olla” se cocinan con agua hirviendo, pero también con su vapor y llevan queso, anís, azúcar o sal y a veces ají y se envuelve en la misma hoja. También existe una versión al horno y en otras regiones como el oriente y los valles se prepara como tamal, que ya cuenta con un relleno usualmente de carnes animales. 

Asimismo, existen similitudes en el nombre en países como Chile y Ecuador, así como en la preparación. 

Hallaca (Venezuela)

La hallaca es tan querida que es uno de los platillos nacionales de Venezuela. La mezcla de maíz se sazona con caldo de pollo y se le añade achiote para brindarle un toque de color intenso. Este también se rellena con ahogado de carnes e ingredientes dulces y salados como uvas pasas, aceitunas, cebollas y alcaparras.

Pamonha (Brasil)

La versión de este tamal es elaborada con masa de maíz y también existen versiones dulces y saladas. En cuanto a la dulce, la misma puede llevar leche o pulpa de coco o ser simplemente neutra, mientras que la salada se rellena con queso, carne picada, chorizo o pimientos y más.

Chuchitos (Guatemala)

Estos chuchitos son tamales de maíz y tomate, tienen una consistencia más firme y suelen estar rellenos de carne de cerdo, res o pollo. Se acompaña con una rica salsa de tomate y queso que le da el toque final.

Nacatamales (Nicaragua)

Los nacatamales están rellenos de carne de cerdo o de pollo y se envuelven en hojas de choclo o plátano. Eso sí, están bien condimentados, en la mezcla intervienen la papa, hierbabuena, tomate, achiote, ajíes, arroz y hasta aceitunas o ciruelas. El tiempo de cocción es medianamente largo, de unas cuatro horas.

Pasteles en hoja (Nicaragua)

Los tamales en República Dominicana reciben el nombre de pasteles en hoja, donde en vez de maíz, se usan principalmente víveres. Entre los víveres más utilizados para la elaboración de este plato se citan: guineos verdes, yautías, plátanos verdes o maduros, auyamas y ñames.

Para el relleno suele usarse carne de res, de pollo, de cerdo y aún vegetales. Por tradición, el pastel en hoja se envuelve en cáscara de plátano una vez elaborado, aunque en ocasiones también se utiliza papel encerado o de celulosa.

Yucatecos (México)

Aunque este puede coronarse como el rey de los tamales, pues casi todos sus estados tienen su propia versión de este bocadillo. En su caso, los yucatecos, procedentes de claramente Yucatán, se envuelven con hojas de plátano y pueden ir rellenos de carne de cerdo molida o preparada como ahogado. Estos, incluso, desprenden variantes como los “colados”, que se preparan con maíz colado y “los vaporcitos”, cocinados con vapor. 

Tamalitos verdes (Perú)

En este país existe una versión llamada “tamalitos verdes” típica de la región norteña. ¿Cómo tienen este color? Se trata del toque para aromatizarlos y colorearlos: el culantro, una planta silvestre nativa de América del Sur. Asimismo, se acompañan con salsa criolla y los mismos también pueden ser un acompañamiento de platillos como la sopa seca chinchana.

Bollos (Panamá)

Ahora encuentras más variaciones. Los bollos, de origen indígena, se preparan a base de masa de maíz, plátano, batata o yuca y se envuelven en hojas de caña o maíz y se cocina en agua hirviendo.

Bonus: Tamales (Filipinas)

Así es, también llegaron hasta Filipinas. Si bien se desprenden del ejemplo mexicano, tienen un espíritu asiático, como la variante hecha de arroz, ya sea de su harina o con el grano entero. Sin embargo, también cuentan con una versión hecha con maíz. 

Así, los tamales van conquistando los estómagos de muchos comensales alrededor del mundo. Como verás, tienen ciertas diferencias entre ellos, pero todos resultan deliciosos. Checa por ti mismo si visitas alguna de estas regiones y añade a tu lista cada vez más tamales. 

Y tú, ¿cuáles ya conocías?

Fuentes: Gourmet de México, México Desconocido, Milenio

Compartilo en

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Salir de la versión móvil