Menta: una planta versátil y aromática

Tiempo de lectura: 3 minutos

La menta es una planta bastante popular en el mundo por sus múltiples usos en los hogares desde hace muchos años, así como en la industria. Con múltiples variaciones, se trata de una hierba comestible originaria de las regiones mediterráneas y de Asia central, aunque se ha expandido por el resto de países, teniendo como productor mayoritario a Estados Unidos. 

Sus inicios están bastante relacionados a la tradición europea, pues se sabe que las civilizaciones griega y romana la utilizaban para sus baños aprovechando sus cualidades aromáticas, pero también para fortalecer el cuerpo. Asimismo, solían incluirla en sus platos para dar sabor, aroma e incluso en ritos religiosos.

Sus tallos muy ramificados pueden llegar hasta los 70 cm de altura y sus hojas son pecioladas, opuestas y ovaladas, que pueden medir entre 2 y 4 cm de ancho, caracterizadas por tener los márgenes dentados, así como un color verde oscuro y velloso. Por su parte, las inflorescencias terminales en forma de espiga nacen en verano con las flores dispuestas sobre el eje floral y de un color púrpura o rosado.

Para su consumo y uso en cosmética o como planta medicinal se recolectan las hojas tiernas y las sumidades floridas, aunque a veces se practica una segunda cosecha a comienzos del otoño. La planta se corta a ras del suelo.

Pueden utilizarse directamente o secarse para su mejor conservación, lo que se hace en sitio fresco y ventilado, dejando que el flujo de aire extraiga la humedad. Si se utilizan para la destilación de los principios activos debe evitarse el secado completo, que deja quebradizo y frágil el material, limitando el período a uno o dos días. Para la gastronomía no es infrecuente la congelación de las hojas frescas.

La menta es también bastante versátil, ya que puede crecer tanto en el frío como en un clima templado característico de los países mediterráneos. Cabe resaltar que además, es resistente y tiene la capacidad de reducirse gradualmente y marchitarse a finales del otoño, de tal manera que se prepare para el invierno, mientras que sus raíces pueden regenerarse en la primavera. 

Eso sí, los climas ideales para la variedad de menta común son los días largos cálidos y noches frescas. No obstante, es posible cultivarla en huertos y jardines e incluso encontrarla creciendo de forma espontánea en zonas con mucha humedad. En nuestro país los lugares son variados, por ejemplo, Cochabamba o en el norte paceño. 

Usos

Aunque esta planta es una fuente intensa de sabor, también posee diferentes beneficios nutricionales que son aprovechados desde hace varios años atrás con fines medicinales, principalmente para tratar enfermedades digestivas y respiratorias. A esta se le atribuyen propiedades antiinflamatorias, expectorantes, antisépticas, analgésicas, antibacterianas y mucho más.

Si hablamos dentro del área gastronómica, la misma se consume como bebida en infusión, pero también como hierba aromática para potenciar caramelos, chicles, helados y otras preparaciones de repostería aromatizadas. En su estado fresco puede aderezar ensaladas, sopas, carnes e incluso formar parte de la coctelería. En realidad, los usos son infinitos. 

Como verás, se trata de un ingrediente que tiene muchas maneras de formar parte de nuestra dieta diaria, aprovechando sus propiedades en cuanto a sabor y beneficios. Aprovecha todas estas cualidades, verás que tus platillos tendrán un toque de sabor exquisito y diferente. Ahora ya sabes más sobre ella, pero también entra en juego tu creatividad. 

¡Estate atento, porque continuaremos brindándote más información sobre nuestro querido ingrediente del mes!

Fuentes: Web Consultas, University of Illinois Extension, Wikifarmer

Compartilo en

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Salir de la versión móvil