Totaí: el fruto tropical multiusos

Tiempo de lectura: 3 minutos

El totaí es un fruto procedente del continente americano que con los años ha ido perdiendo popularidad, pero la verdad es que no se ha difundido mucho su consumo, el cual ha sido apreciado por los pobladores de las regiones en las que crece y aplicado en diferentes actividades y preparaciones.

Este crece en una palmera con una altura de hasta 20 m que lleva uno o más tallos de unos 2 a 3 dm de diámetro, las cuales son cubiertas por una corteza lisa y oscura, bañada con espinas fuertes y rectas de hasta 15 cm de longitud. Mientras tanto, las hojas se caracterizan por ser persistentes, pinnadas y distribuidas que se tiñen de color verde claro. 

También crecen flores, las cuales forman inflorescencias de tono amarillo pálido o pardo. En cuanto al fruto, la parte fundamental, se trata de unidades globosas repartidas hasta en 14 racimos por palmera con 4 cm de diámetro. Su cáscara es verde y lisa en un principio y al llegar a la maduración esta se convierte en amarilla o marrón. Aunque parece dura, es fácil de despegar. 

La pulpa, por su parte, lleva una consistencia fibrosa y rica en caroteno, de color amarillo, fragancia exquisita y un sabor parecido al coco. La semilla es muy gruesa y dura, que con su tono negruzco encierra el embrión o “almendra”, también comestible. 

Fuentes: Enciclopedia Guerrerense

Aunque la planta es propia de los climas cálidos, tiene la capacidad de aguantar heladas, aunque una de las características de su cultivo es la lenta germinación, pues su semilla tarda de uno a cinco años en brotar, pero una vez germinada, crece con rapidez.

Actualmente, el totaí es producido en Mesoamérica, desde el Sur de México hasta Panamá. Asimismo, en Sudamérica en el norte de Colombia, el Sur de Brasil, Paraguay, este de Bolivia y en el noreste de Argentina, además de otras regiones en Europa. En nuestro país, se presume que el mayor cultivo está en Santa Cruz, pero también en Beni. 

Usos

Como adelantábamos, este fruto tiene muchos usos en cada parte. De la semilla se extraen aceites y la pulpa se emplea para hacer jabones o para el consumo tal cual, ya sea fresca, hecha dulce, jugo o incluso licor. La semilla, asada o cocida, también se come, mientras que el interior del tronco se muele para obtener una harina muy fina y su interior se consume como palmito.

Foto: BBC

Asimismo, se le dieron otros usos, como al aceite de la pulpa, utilizado para la fabricación de biodiésel. Por último, la almendra encerrada en la pepa tiene características que resultaron ideales para elaborar cosméticos. 

Como verás, se trata de un fruto altamente aprovechable y rico en muchos aspectos, demostrando una vez más, la increíble biodiversidad presente en tierras bolivianas. Si tienes la oportunidad, pruébalo y disfruta de todas sus cualidades. 

Y tú, ¿ya habías probado totaí?

Fuentes: El Deber, Novedades Yucatán, BBC

Compartilo en

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp