El kale y su gran potencial nutricional

Tiempo de lectura: 3 minutos

El kale es un vegetal que pertenece a la familia de las coles, específicamente, se trata de un tipo de col rizada que se utilizaba para alimentar animales. Desde que se descubrió su potencial nutritivo y su singular sabor, que no fue hace mucho, ha formado parte de cada vez más cocinas del mundo que además, aprovechan su textura y color. 

Debido a estas propiedades su fama de “superalimento” se ha expandido por el mundo. Este título se atribuye a los compuestos que lleva consigo, como proteínas, hierro y calcio entre otros, siendo perfecta para complementar nuestra alimentación de una manera ligera. 

Hoy te contamos más sobre estas características: 

Cuida nuestra piel y cabello

Esta verdura es una fuente esencial de betacaroteno, un carotenoide que el cuerpo convierte en vitamina de acuerdo a sus necesidades. Ambos compuestos son necesarios para el crecimiento y mantenimiento de todos los tejidos del cuerpo, incluyendo la piel y el cabello, por lo que resulta ideal para cuidarlos. 

Tiene un alto contenido en fibra 

El kale posee 5 gramos de fibra por cada taza, lo que lo convierte en un excelente depurativo para eliminar toxinas. De la misma manera, favorece las digestiones y los procesos de este sistema.

Aporta múltiples vitaminas y minerales 

El kale es un superalimento que lleva consigo una gran cantidad de compuestos beneficiosos para la salud. Por ejemplo, cada 100 gramos de este aportan 84 gramos de agua, 49 calorías, 4,3 gramos de proteína, 8,7 gramos de hidratos de carbono, 3,6 gramos de fibra y solo 0,9 gramos de grasa.

Contribuye en la salud de huesos y músculos

Esto se debe a su riqueza en calcio, pues es uno de los elementos principales que se requieren para el mantenimiento normal de los huesos. Esto se suma a su eficaz absorción intestinal superando, incluso, la de los productos lácteos. 

Lleva un alto poder antioxidante

Los vegetales son especialmente ricos en antioxidantes, los cuales trabajan junto a su liberación durante el tratamiento térmico, la cual ayuda a proteger a otros alimentos o ingredientes contra la oxidación y a prevenir el envejecimiento celular. 

Refuerza el sistema inmunológico

La proporción de vitamina C que aporta el kale en 100 gramos representa el 200% de la cantidad diaria recomendada. Esta elemento es ideal para el cuerpo humano sobre todo por su poder antioxidante, el cual refuerza el sistema inmunológico, ayuda a la absorción de hierro, mantiene los cartílagos, ayuda a tener mayor flexibilidad a nivel articular, previene los catarros, entre otras funciones. 

Reduce los niveles de colesterol

Los expertos afirman que esta verdura puede ayudar a reducir los niveles de colesterol LDL (malo) y a aumentar el colesterol HDL (bueno). Es más, se dice que cocinada al vapor, aporta sustancias que unen los ácidos biliares en el aparato digestivo con el objetivo de evitar que sean reabsorbidos, permitiendo reducir los niveles de colesterol en el organismo.

Es una gran fuente de ácido fólico

Esta vitamina es especialmente prioritaria durante el embarazo, por lo que consumirla junto a otros alimentos similares puede ayudar a cuidar la salud tanto de la mujer, como del bebé en gestación. 

Como verás, se trata de un alimento con muchos beneficios que podemos aprovechar junto a su gran sabor en múltiples recetas y preparaciones. Eso sí, para ver los resultados es importante procurar llevar una dieta equilibrada. No te pierdas sus increíbles cualidades. 

Y tú, ¿consumes kale con regularidad?

Fuentes: Telva, Vitónica, Superalimentos, Mundo en Entrenamiento

Compartilo en

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Salir de la versión móvil