8 beneficios y propiedades que no nos cuentan sobre el nabo

Tiempo de lectura: 3 minutos

Los nabos son un tipo de tubérculo cultivado en los climas templados de prácticamente todo el mundo. De hecho, también es de la familia de las coles, por lo que contiene los mismos compuestos azufrados antioxidantes y antiinflamatorios, entre otras cualidades nutricionales y beneficiosas.

Como ya lo conocerás, está compuesto por una piel blanca con tonos púrpuras o rojos y una pulpa blanca crujiente en el interior, la cual guarda un sabor especial y característico digno de ser aprovechado. Sin embargo, los beneficios no solo están en su carne, sino también en sus hojas, las cuales se pueden consumir como otras verduras de hoja verde como la espinaca o la col rizada.

Hoy te mostramos sus cualidades más interesantes:

Regula la función intestinal

Su alto contenido en fibra permite el funcionamiento efectivo del tránsito intestinal, previniendo o mejorando el estreñimiento. Asimismo, nos ayuda a reducir las tasas de colesterol en sangre y al buen control de la glucemia en las personas que padecen diabetes.

Es fuente de ácido fólico

Consumir al menos una taza de hojas de nabo podría ayudarnos a cubrir el 42 % del requerimiento diario de ácido fólico, representado en 180 microgramos. Este es un nutriente esencial para la síntesis de ADN, así como para la prevención de defectos durante el embarazo, regular el estado de ánimo, el apetito y el sueño.

Mejora la salud del corazón

De acuerdo con un estudio publicado en el American Journal of Clinical Nutrition, una mayor ingesta de vegetales, y especialmente de la família de las crucíferas (a la cual pertenece el nabo), se asocia con un menor riesgo de muerte por enfermedad cardíaca, todo gracias a la fibra ya mencionada. 

Aporta calcio, potasio y otros minerales

El calcio que nos aporta una taza de nabo puede ayudar a cubrir el 18 % del valor diario recomendado para un adulto. Este mineral, junto al potasio y otros, influye de manera considerable en la mineralización de los huesos, pero también en el cuidado de músculos y articulaciones. 

Tiene efecto antioxidante

Este alimento lleva consigo una cantidad importante de flavonoides, como la quercetina, kaempferol y miricetina, las cuales son reconocidos como potentes captadores de radicales libres, contribuyendo al equilibrar la inflamación del cuerpo, prevenir el estrés oxidativo y proteger contra enfermedades crónicas.

Es recomendado como expectorante

En casos de resfrío o congestión leve, el nabo resulta ideal, pues tiene propiedades que consiguen despejar la mucosidad acumulada, lo cual se acompaña de su contenido en vitamina C, perfecta para tratar los procesos febriles y catarros. 

Previene el deterioro cognitivo

En la hoja del nabo podemos encontrar sulforafanos, un grupo de antioxidantes que protegen la salud del cerebro y su función cognitiva. Es más, sus efectos protectores contra el estrés oxidativo pueden contribuir en enfermedades como la demencia. 

Es rico en provitamina A (o betacaroteno)

La raíz y las hojas tienen un contenido elevado en esta vitamina antioxidante, la cual resulta imprescindible para asegurar el buen estado de la retina y la piel, entre otros.

Como verás, se trata de un elemento esencial para añadir a nuestra dieta y sobre todo cuidar nuestra salud y la de nuestros seres queridos junto a una alimentación balanceada. No desaproveches sus cualidades y disfruta de todo lo que tiene para ofrecernos. 

Y tú, ¿ya sabías todo esto sobre el nabo?

Fuentes: Mejor con Salud, Uncomo, Cuerpo Mente, Soy como como

Compartilo en

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp