Amaranto: uno de los cultivos más antiguos de la humanidad

Tiempo de lectura: 3 minutos

El amaranto es un alimento que lleva cautivando el mundo desde hace miles de años, siendo considerado uno de los más antiguos, pues se han encontrado vestigios arqueológicos en tumbas de la región andina que corresponderían al año 4000 a.C. Desde su descubrimiento por las culturas ancestrales como los Mayas, Incas y Aztecas, quienes lo usaban como parte de sus rituales, ha ido dejando en la historia un legado importante. 

Estas lo consideraban tan valioso que de hecho le dedicaron amplios territorios a su cultivo y lo incluyeron en sus ceremonias sagradas, por ejemplo, mezclándolo con miel para formar figuras de deidades, lo cual llegó a ser prohibido por los colonos, pues había despertó recelo por su parte e incluso se vio como una forma de control a las poblaciones. 

Así como la quinua, es catalogado como un pseudocereal, debido a que posee características similares a los cereales, pero con algunas cualidades que sobresalen, tales como su contenido proteico, siendo también relacionado con las legumbres.

Aunque es originario del continente americano, hoy en día se cultiva en Ecuador, México, Perú, Bolivia, India, China, Rusia, Alemania y Norteamérica. En nuestro país, “es propio de los valles interandinos de Bolivia, en los departamentos de Tarija, Cochabamba, Chuquisaca y La Paz. Un 70% de esta producción es ecológica y el restante 30% se encuentra en proceso de certificación”.

La admiración por este alimento viene también por las ventajas de su cultivo, el cual es bastante adaptable, es decir, puede crecer en suelos pobres e incluso en tierras que carecen del suficiente porcentaje de materia orgánica y por si fuera poco, le pasa nutrientes al suelo y ayuda a que no se erosione, cuidando su fertilidad.

Asimismo, es reconocido por su excelente adaptación al clima, que por como verás, se ha cultivado con éxito en países que se encuentran tanto a nivel costero como en alta montaña. Su consumo de agua, por otra parte, es sensiblemente menor y más sostenible a diferencia de otros cultivos como el maíz que consume 500 litros por hectárea, mientras que el amaranto tan solo entre 150 y 180 litros. 

Cualidades nutricionales 

Además de ser beneficioso para los productores, lo es para nuestro organismo. De hecho, fue reconocido como el mejor alimento de origen vegetal para el consumo humano debido a sus fantásticas propiedades. Entre estas se encuentra su alto contenido de hierro y proteínas, contiene 8 de los 9 aminoácidos esenciales, el doble de calcio que la leche, es rico en magnesio, es fuente de fibra, vitaminas y minerales: A, B, C, B1, B2, B3, D y K y es rico en ácido fólico, entre otras.

Como dato curioso, este incluso forma parte de la dieta de los astronautas desde 1985, lo que se debe a que es fácil de digerir, es ligero y nutritivo; pero sobre todo, como te contábamos, sostenible y adaptable. Tanto que se cultiva en los transbordadores espaciales, lo que ayuda a absorber el dióxido de carbono, produce oxígeno y agua.

Si no lo conoces bien te preguntarás, ¿cómo viene el amaranto? Esas pequeñas bolitas aplanadas blancas en realidad son las semillas, es lo que más se consume. Al ser como un grano, es fácil de preparar, tal como el arroz y hasta incluirlo en muchas recetas y preparaciones en casa o para la industria. Sin embargo, las hojas de esta planta también se aprovechan en algunos países, utilizándolas igual que otros vegetales como las acelgas o las espinacas. 

Qué suerte tenemos de poder contar con alimentos de este tipo, tan completos u considerados como superalimentos. Si no lo has aprovechado lo suficiente, te recomendamos hacerlo ya, con ello gozarás de su sabor, así como de los beneficios que aporta a nuestro cuerpo. 

Y tú, ¿sueles consumir amaranto?

Fuentes: Cuerpo Mente, Amati, Gobierno de México, El Economista

Compartilo en

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp