8 cualidades que hacen de la mandarina una fruta buena para la salud

Tiempo de lectura: 3 minutos

El árbol de mandarina es procedente de Asia Oriental hace ya miles de años y su fruto, que son las mandarinas, comenzaron a popularizarse en Europa en el siglo XIX entre las clases altas de la sociedad, otorgándole un éxito que desde entonces se ha extendido por el mundo, siendo uno de los cítricos más consumidos por la población.

Esto no solo se debe a su color llamativo y facilidad para comer en cualquier lugar, sino también a sus propiedades y beneficios, los cuales resultan ideales para cualquier época del año, sobre todo en las más húmedas y frías, pues tiene un gran aporte en vitamina C que nos ayuda a prevenir gripes y resfriados, resultando incluso en un alimento recomendado por la Organización Mundial de la Salud. 

Además de la anterior, tiene otras cualidades que te mostraremos a continuación:

Combate la anemia

La vitamina C que contiene esta fruta cumple distintas funciones, entre ellas aumentar la absorción de hierro aportado por otros alimentos de origen vegetal, pero también favorece la producción de glóbulos rojos, por lo que es bastante recomendado para las personas con anemia. 

Refuerza nuestro sistema inmunitario

Como te adelantábamos, la vitamina C es un elemento que nos ayuda a prevenir resfriados, gripes e infecciones, pues tiene una capacidad antiinfecciosa capaz de estimular la formación de anticuerpos en nuestro organismo.

Fortifica el sistema cardiovascular

Los flavonoides presentes en la mandarina como la hesperidina protegen las paredes de los vasos sanguíneos, mientras que la pectina ayuda a reducir el colesterol “malo” (LDL), reduciendo el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares.

Tiene efecto diurético

Consumir mandarinas también nos puede ayudar a reducir el ácido úrico de nuestro organismo debido a su alto contenido en agua, potasio y ácido cítrico. Estos elementos actúan en nuestro cuerpo facilitando la eliminación del ácido úrico y las sales. Asimismo, contribuyen alcalinizando la orina, permitiendo mantener en buen estado las vías urinarias.

Nos ayuda a tener una piel más joven y sana

Ya que es rica en antioxidantes y vitamina C (representando alrededor de un tercio de la dosis diaria recomendada) añadir esta fruta a nuestra dieta puede ser muy beneficioso para nuestra piel, pues ayuda al cuerpo a sintetizar el colágeno, efectivizando la curación de las heridas tópicas. 

Previene los problemas intestinales

Su gran contenido en fibra, el cual se encuentra en la pulpa, pero principalmente en la parte blanca que hay en su piel, permite combatir algunos problemas como el estreñimiento, pues estimula la motilidad intestinal, favorece el tránsito intestinal, ayuda a la absorción de grasa y contribuye al control de los niveles de azúcar en sangre.

Aporta energía

La numerosa cantidad de vitaminas y minerales presentes en esta fruta permite que las personas puedan recuperar efectivamente energía luego de realizar ejercicios físicos, por lo que se recomienda para la dieta de los deportistas luego de realizar actividad física.

Desintoxica el cuerpo

El grupo de los cítricos son frutos altamente alcalinos, lo que significa que tiene la capacidad de ayudar a depurar el organismo ejerciendo una función depurativa y contribuyendo en la eliminación (poco a poco) de las toxinas que no necesita el cuerpo.

Como verás, se trata de un alimento con muchas propiedades que deben ser bien aprovechadas, más aún siendo de fácil consumo. Si ya te gustaban las mandarinas, seguramente con esta información no querrás sacarlas de tu dieta. 

Y tú, ¿consumes mandarinas con regularidad?

Fuentes: CuerpoMente, Tu Huerta Online, La Vanguardia, Movida Sana

Compartilo en

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp