Las dos caras del majao o majadito boliviano

Tiempo de lectura: < 1 minuto

No te asustes, cuando decimos las dos caras es porque existen dos versiones de este platillo del oriente boliviano y ambas son deliciosas. Continúa leyendo y aprenderás a hacer cada una de ellas.

Antes de empezar, te contamos un poco de su historia. La palabra Majadito significa “golpeado o majado” y hace referencia a la preparación que llevan las carnes antes de preparar el majao. Tradicionalmente, estas se machacan en un tacú o mortero de madera.

Es un plato típico de los departamentos de Beni y Santa Cruz que se originó en la época de la conquista de los españoles a territorio boliviano. Como verás, tiene influencia de un platillo español muy conocido: la paella española, pero con la gran diferencia de que se preparaba para entonces con carne de res e interiores como la panza y los intestinos de la vaca.

El Majadito ha sido preparado a lo largo de los años con diferentes carnes: pato, pollo y la más reciente, el charque de vaca. Además, existen dos versiones: la tostada y la batida con la diferencia que la segunda suele tener una especie de caldo.

En esta ocasión queremos proponerte versiones de estas recetas:

Los maicillos son una deliciosa variedad de galletas que goza de gran aceptación debido a que la harina de maíz, que reemplaza a la harina de trigo, aporta un sabor y textura únicos. Esta receta se prepara de manera similar en Bolivia, Perú y Tamaulipas, donde la harina de maíz o maicena se convierten en los ingredientes principales y se agregan ingredientes regionales para darle un toque más tradicional.

Los raviolis son uno de los platos de pasta más populares en todo el mundo, con una historia que se remonta a la antigua Roma. Este plato consiste en pequeñas porciones de masa rellenas de carne, queso, verduras u otros ingredientes, que se cocinan en agua hirviendo y se sirven con una variedad de salsas. Aunque la receta básica puede parecer sencilla, hacer raviolis en casa requiere un poco de habilidad y paciencia.

El higo es una fruta antigua y muy versátil que ha sido cultivada durante milenios en diferentes partes del mundo. Su origen se remonta a las antiguas civilizaciones del Mediterráneo y Oriente Medio, y desde entonces se ha utilizado en diversas recetas culinarias. Los higos se pueden consumir frescos o secos, y se utilizan en platos dulces y salados, desde pasteles y mermeladas hasta ensaladas y carnes.

El agua es un recurso fundamental para la vida de absolutamente todos los seres vivos. Sin embargo, en la actualidad este recurso se encuentra bajo amenaza extrema debido al aumento de la población mundial, la creciente demanda de la agricultura y la industria, pero también y sobre todo por el empeoramiento de los impactos del cambio climático en el planeta.

La pasacana o jach’a q’iru, es una planta cactácea columnar originaria de la región altiplánica, que se encuentra distribuida en el suroeste de Bolivia, norte de Chile y noroeste de Argentina. Esta fruta es exclusiva del altiplano y endémica del área altiplánica del centro de la Cordillera de los Andes.

Las empanadas blanqueadas son un tipo de masas típicas bolivianas que se consumen en las regiones vallunas y orientales de Bolivia. Una de las ventas más tradicionales de este producto se encuentra en la esquina de las calles General Trigo y Fray Manuel Mingo, donde las vendedoras de masitas se ubican alrededor de la iglesia de San Roque.

Las tablas de charcutería son una opción popular para los amantes de los alimentos salados y sabrosos. Son ideales para fiestas, reuniones y ocasiones especiales, y son una excelente manera de impresionar a los invitados con una variedad de carnes, quesos, frutas, frutos secos y otros complementos.

Tiwanaku, también conocida como Tiahuanaco, es una ciudad arqueológica antigua ubicada a 21 kilómetros al sureste del lago Titicaca en el departamento de La Paz, Bolivia. Esta ciudad fue la capital del Estado tiahuanacota que se caracterizó por ser una cultura preincaica que se enfocaba en la agricultura, la ganadería y la arquitectura. Esta civilización abarcó territorios en la meseta del Collao que incluyen el oeste de Bolivia, suroeste de Perú, norte de Argentina y norte de Chile. Su influencia tecnológica y religiosa se irradió a otras culturas contemporáneas.

¡Inténtalas! No te arrepentirás de saborear este plato tan rico.

Fuente: Los Tiempos

Compartilo en