fbpx

Cómo cultivar tu propia albahaca en casa

La albahaca es una hierba aromática que además de tener propiedades muy buenas para el organismo, le da un sabor muy especial a los platillos en los que la incluyas. Además, te prometemos, no hay nada mejor que disfrutar de la albahaca fresca. Por eso, en esta ocasión, queremos enseñarte a plantar este ingrediente en tu casa.

No te ocupará mucho tiempo, ni espacio, así que no existen excusas para que puedas hacerlo. Por otra parte, nos encontramos con dos formas para que puedas utilizar lo que tengas a mano o recurras a las semillas tradicionales. 

En fin, ¿qué te parece si comenzamos ya?

Claves para cultivar albahaca en macetas partiendo de semillas

Para poder tener un resultado excelente, primero debes preparar los semilleros en los que crecerá tu planta con mantillo vegetal humedecido (tierra que separe las semillas de la superficie de la maceta o recipiente donde las vayas a tener) y ubicar una o dos semillas por semillero cubriéndolas con un poco más de tierra, no debe ser una capa muy gruesa.

Continúa cubriendo tu semillero con papel plástico para que la tierra pueda mantenerse húmeda. A continuación, debes dejar tu pequeña maceta cerca a una ventana para que reciba sol. Importante: debes asegurarte de que tu tierra esté siempre húmeda, si se seca, puedes rociar agua una o dos veces al día, pero solo lo necesario.

Con el tiempo, verás que empezarán a aparecer algunas hojitas, cuando esto pase, ya se puede quitar el plástico, pero debes seguir humedeciendo la tierra a diario hasta que las plantitas agarren un tamaño más grande (unos cuantos centímetros) ya que después, tendrás que trasplantarla a su maceta definitiva.

Cómo cultivar albahaca en casa - VIX

Si quieres tener un huerto más grande y utilizarás más de una semilla -por ende, tendrás más plantitas-, debes asegurarte de que estas tengan al menos 15 cm de separación entre una y otra, esto te servirá para elegir el tamaño de la maceta a la que las transportarás una vez crecidas.

Una vez en macetas…

  • Debes regar tu planta a diario, es más recomendable hacerlo por la mañana, para que el agua se vaya evaporando en el transcurso del día. Y ya lo sabes, la tierra debe estar húmeda pero no saturada de agua como una piscina.
  • Para mantener la albahaca en buenas condiciones, puedes retirar cada tanto las cabezas de las flores que vayan brotando junto con las dos hojitas que llevan debajo, esto porque las flores debilitan al resto de la planta y pueden hacer que salgan menos hojas.
  • Cuando quieras recolectar hojas para utilizarlas en alguna receta o infusión, recuerda que debes cortar siempre las hojas grandes que se encuentran en la parte superior con cuidado de no dañar las hojitas pequeñas que están creciendo más abajo.
CUIDADOS de la ALBAHACA en MACETA - Guía práctica con VÍDEO

Aquí te va el otro método, que por cierto es un poco más fácil:

Pasos para cultivar albahaca en macetas utilizando esquejes

Te preguntarás qué son los esquejes, pues son las ramas que salen del tallo principal de una planta, de las cuales pueden brotar raíces. Podrás encontrarlas al comprar un amarre de albahaca, pero sería mucho mejor que consigas unos recién cortados.

Es muy sencillo, debes introducir estas ramitas en un recipiente con agua o, si te quieres poner más exquisito, con un enraizante natural hecho con lentejas. Para obtenerlo, debes acomodar en un recipiente 1 medida de lentejas con cuatro medidas de agua, luego las cubres con un paño y las dejas remojándose por lo menos cuatro días hasta que estas germinen, pasado este tiempo, debes triturar todo, colarlo y por último, diluir el líquido resultante mezclando una parte de líquido con diez partes de agua.

Como Sembrar Albahaca: Lo que aún no sabes sobre ellas

Elijas lo que elijas, una vez que los esquejes tengan raíces ya puedes trasplantarlas a la maceta definitiva. Y así, los cuidados en cuento esta crezca son los mismos que te mencionamos más arriba.

¡Y listo! Así de fácil tendrás tu propia maceta con albahaca fresca, recuerda cuidarla muy bien y así podrás conservarla durante mucho tiempo. Esperamos que esta información te sirva de mucho y anímate a intentarlo. 

Además, si esto te alienta a seguir experimentando, te dejamos las claves para plantar naranjas y tomates, igual de fáciles y deliciosas. Sin pensarlo mucho, podrías tener una extensa variedad de frutas, verduras y hierbas disponibles cuando tú lo desees.

¡No olvides contarnos cómo te va si lo intentas! 

Fuentes: El Español, VIX

Compartir en:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on email
Share on whatsapp
Share on pocket