fbpx

Batch cooking: la forma de preparar tus alimentos que te cambiará la vida

Cocinar para toda la semana el domingo no es imposible. El método del “batch cooking” nos permite cocinar más sano y tener mucho más tiempo libre. Cuando no tenemos tiempo entre semana para cocinar lo que nos salva la vida es tener cosas ya hechas, aunque sean unos básicos: un poco de arroz, unas legumbres, algunas verduras, etc.

El batch cooking es un anglicismo que se puede traducir como “cocinar por bloques”, un término muy apropiado ya que, básicamente, consiste en dedicar unas horas a preparar un menú semanal optimizando al máximo los recursos y las cocciones de los alimentos. Así, la posterior preparación de cada comida y cena solo requerirá unos 10 minutos de dedicación.

La mayoría de platos requieren un tiempo de cocción similar así hagamos para 2 que para 4 personas, así que ¿por qué no aprovecharlo?

Los 4 básicos del batch cooking

Cuando haces platos que se pueden guardar bien en la nevera o congelar en grandes cantidades, después podrás comer en un momento sin necesidad de pensar en cocinar. Con esto te ahorras estrés, pasas menos tiempo en la cocina, tienes siempre comida ya hecha, ahorras dinero y aprendes recetas nuevas.

1. Prepara platos congelables

La mayoría de platos congelan bien: hamburguesas veganas caseras, arroz, guisos, potajes, sopas, cremas, etc. Antes de preparar una buena cantidad de un plato piensa el tiempo que va a pasar y congela todo lo que puedas.

Para usar después estos congelados basta con descongelar con antelación (dejándolos en el refri) o calentar directamente a la sartén (arroz, hamburguesas, etc) o a la cacerola (guisos, potajes, sopas, cremas, etc) a fuego lento. Hay pocas cosas que no se pueden congelar, como algunas salsas emulsionadas (mayonesa vegetal por ejemplo) y algunas verduras (lechuga, rúcula, canónigos, etc). En estos casos es mejor guardarlo en la nevera en un recipiente bien cerrado y comerlo cuanto antes.

2. Congela en porciones

Para ahorrar más tiempo aún, en lugar de congelar el potaje entero en un táper grande, congélalo en porciones que sí te comerías. Utiliza envases más pequeños y así solo tendrás que descongelar lo que te vayas a comer. Tardas menos y es más eficiente.

3. Revisa tus envases

Antes de cocinar cualquier cosa en grandes cantidades asegúrate de tener envases apropiados para guardarlo. Utiliza tápers y tarteras que cierren bien, preferiblemente apilables. Siempre que puedas, como te recomendábamos en el punto anterior, congela por porciones en envases más pequeños.

Recuerda siempre proteger bien los alimentos para evitar quemaduras por frío y que provoquen sabores raros. En el caso de las sopas y cremas, no llenes los envases hasta el borde, con la congelación el agua se dilatará y ocupará más espacio, así que deja siempre espacio entre el caldo y la tapa.

4. Recetas

Puedes buscar nuevas recetas para batch cooking: recetas que permitan hacer grandes cantidades y que congelen y descongelen bien.

Los básicos como guisos y potajes en general funcionan perfectamente. En lugar de hacer para dos personas, usa una olla más grande si es necesario, y añade más ingredientes. Aquí tienes algunos trucos para hacer un buen potaje.

Puedes multiplicar los ingredientes de las recetas. Estará hecho casi en el mismo tiempo y tendrás para otras comidas a lo largo de las siguientes semanas. Piensa por ejemplo en potajes de lenteja, guisos, etc.

Las sopas y cremas, al descongelarlas, pueden separarse, quedando arriba el agua y abajo las partículas de verduras que pesan más. No pasa nada, basta con removerlo bien o batirlo unos segundos con la batidora.

Las lasañas, tartas saladas y similares también congelan estupendamente, con la ventaja de que son más fáciles de cortar en porciones. Prepara lasañas con los moldes más grandes que tengas y que te quepan en el horno, después lo agradecerás.

Las albóndigas, hamburguesas, croquetas, etc., está claro que son una de las alternativas más cómodas, pero necesitarás también algo con lo que acompañarlas. El guiso congela estupendamente, al igual que los panes, verduras asadas, cuscús, quinoa, etc.

Beneficios

  • Ahorro de tiempo y energía. La idea del batch cooking supone la optimización de recursos en términos de tiempo y energía utilizada, ¿cómo? horneando distintos platos a la vez o utilizando el vapor de agua de una preparación para mantener caliente otra distinta.
  • Mantenimiento de una dieta equilibrada. Con una planificación semanal se puede seguir una alimentación saludable bien estructurada.
  • No picar entre horas. Esta organización permite preparar cada plato con anterioridad y así esquivar cualquier tentación.
  • Evitar el desperdicio alimentario. Al tener una lista de la compra acorde al menú semanal ideado, se evitan compras impulsivas que no nos va a dar tiempo a consumir.

Y, si no se te ocurre qué hacer, te dejamos algunos videos y enlaces con preparaciones:

Para que no te vayas con dudas, también te dejamos un artículo que te da más pautas para elaborar tu menú.

En definitiva, el batch cooking es muy parecido a lo que conocemos como preparar tuppers para toda la semana con el beneficio de que puede hacerse de un modo sostenible. Es una tendencia que nos permite además unificar comodidad y buena alimentación a lo largo de una semana ocupada.

Sin embargo, recuerda, los alimentos que escojas no deben ser de fácil descomposición. Igualmente, ten en cuenta que todos tienen un límite de conservación, no te vayas a hacer daño guardándola durante un tiempo exagerado.

¿Te animas a intentar?


Deja un comentario

Volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: