fbpx

¿Cómo es una dieta crudivegana?

Aunque la dieta vegana cruda no es nueva, recientemente ha estado recuperando popularidad. Combina los principios del veganismo con los del crudismo.

El crudiveganismo es un subconjunto del veganismo. Al igual que el veganismo, excluye todos los alimentos de origen animal. Además, agrega el concepto de la comida cruda, que dicta que los alimentos se deben comer completamente crudos o calentados a temperaturas inferiores a 40–48 ° C (104–118 ° F). La idea de comer solo alimentos crudos ha existido desde mediados del siglo XIX cuando el ministro presbiteriano y reformador de la dieta Sylvester Graham lo promovió como una forma de evitar enfermedades.

Una dieta crudivegana es generalmente rica en frutas, verduras, nueces, semillas, granos germinados y legumbres. También tiende a ser naturalmente baja en alimentos procesados.

Aquellos que eligen seguir una dieta vegana cruda a menudo están motivados por razones de salud. Creen que los alimentos crudos y mínimamente calentados son más nutritivos que los cocinados. En lugar de cocinar, se utilizan métodos alternativos de preparación de comidas, como exprimir, mezclar, remojar, germinar y deshidratar.

Beneficios

La dieta vegana cruda es abundante en alimentos vegetales ricos en nutrientes. También está vinculado a varios beneficios para la salud. Puede mejorar la salud del corazón debido a que se enfoca en frutas y vegetales, los cuales están constantemente relacionados con una presión arterial más baja y un menor riesgo de enfermedades cardíacas y derrames cerebrales. Esta forma de comer también incluye muchas nueces, semillas, granos enteros germinados y legumbres. Los estudios demuestran que estos alimentos pueden mejorar los niveles de colesterol en la sangre y reducir aún más su riesgo de enfermedad cardíaca.

Una dieta vegana cruda también puede reducir el riesgo de diabetes, En parte a su enfoque en las frutas y verduras, que están relacionadas con un menor riesgo de diabetes tipo 2. Además, esta dieta es rica en fibra, un nutriente relacionado con niveles más bajos de azúcar en la sangre y una mayor sensibilidad a la insulina.

Puede mejorar la digestión por la alta cantidad de fibra en los alimentos de plantas enteras. Las dietas veganas crudas son ricas en fibras solubles e insolubles. Las fibras insolubles agregan volumen a las heces y ayudan a que los alimentos se muevan más rápidamente a través de su intestino, lo que reduce la probabilidad de estreñimiento. La fibra soluble también es beneficiosa, ya que ayuda a alimentar las bacterias buenas en los intestinos.

A su vez, estas bacterias saludables producen nutrientes, como las grasas de cadena corta, que ayudan a reducir la inflamación en el intestino. También pueden mejorar los síntomas del síndrome del intestino irritable (SII), la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa.

Riesgos potenciales

Una dieta vegana cruda también puede presentar algunos riesgos, especialmente si no la planifica bien.

Uno de los requisitos previos para una dieta vegana bien planificada es garantizar que proporcione todas las vitaminas y minerales que su cuerpo necesita. Puede hacerlo consumiendo alimentos fortificados o suplementos para compensar los nutrientes que naturalmente tiene bajo contenido.

La vitamina B12 es un ejemplo de un nutriente que naturalmente carece de una dieta vegana cruda. Obtener muy poca cantidad de esta vitamina puede provocar anemia, daño al sistema nervioso, infertilidad, enfermedades cardíacas y problemas de salud ósea. Si bien cualquiera puede tener niveles bajos de vitamina B12, los veganos que no toman suplementos tienen un mayor riesgo de deficiencia.

Las dietas veganas crudas también parecen ser bajas en calcio y vitamina D, y los defensores a menudo desalientan el uso de sal yodada, lo que puede ponerlo en riesgo de deficiencia.

Algunos veganos crudos pueden obtener suficiente vitamina D de la exposición al sol.

Alimentos para comer
Frutas frescas, secas, en jugo o deshidratadas
Vegetales crudos, jugos o deshidratados
Nueces y semillas crudas
Granos y legumbres crudas (germinadas o remojadas)
Leche de nuez cruda
Mantequillas de nueces crudas
Aceites prensados ​​en frío
Alimentos fermentados como miso, kimchi y chucrut
Algas marinas
Algunos edulcorantes, como el jarabe de arce puro y el polvo de cacao crudo sin procesar
Condimentos, incluidos vinagres y salsa de soja cruda no pasteurizada

Los alimentos que deben evitarse
Frutas, verduras, granos y legumbres cocidas.
Productos horneados
Nueces y semillas asadas
Aceites refinados
Sal
Azúcares refinados y harinas
Jugos pasteurizados
Café y té
Alcohol
Alimentos procesados ​​y refrigerios, como papas fritas y pasteles.

Para tener en mente

Una dieta vegana cruda incluye frutas, verduras, nueces, semillas y granos y legumbres germinados, lo que puede reducir el riesgo de diabetes y enfermedades del corazón y ayudar a la pérdida de peso y la digestión cuando está bien planificado.

Los productos animales deben evitarse por completo, mientras que las frutas, verduras, nueces y semillas deben ser abundantes. Se pueden incluir granos y legumbres, pero se deben remojar o germinar antes del consumo.

Sin embargo, si se planifica mal, esta dieta puede aumentar su riesgo de deficiencias de nutrientes, infertilidad y debilidad muscular, ósea y dental.

Si decides probar la dieta vegana cruda, asegúrate de que te proporcione suficientes calorías. También es mejor agregar suplementos cuando sea necesario para satisfacer todas sus necesidades diarias de nutrientes.

Compartir en:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on email
Share on whatsapp
Share on pocket