fbpx

Día Mundial del Whisky

En la última semana celebramos Día Mundial del Whisky y queremos festejar contigo. Ya sea Scotch, Whiskey irlandés, Bourbon americano, Whisky canadiense o Whisky japonés, esta bebida es la preferida de muchos, así que hoy haremos que la conozcas más a profundidad.

¿Qué es el Whisky?

El Whisky es una bebida alcohólica, resultado de la fermentación de cereales como la cebada, el trigo, maíz, centeno a los cuales se le agrega malta y cerveza. Si se traduce su nombre, este quiere decir “Agua de Vida”. 

Historia 

El Whisky nació en Escocia por el año 1494. A partir de ello, las personas lo consumían presentándolo como un antídoto ante el dolor y la pena de perder a un ser querido. Además, se consideraba una bebida tranquilizante y en otras palabras, adormecedora.

Sin embargo, luego de unos años, esta comenzó a ser popular en las celebraciones, representando momentos de fiesta y alegría al ser compartida entre familiares y amigos. No pasó mucho tiempo hasta que logró recorrer los hogares del mundo y repartir en ellos su sabor y aroma tan distintivos que conocemos al día de hoy.

En los distintos países de los cinco continentes, se produce de forma diferente, teniendo en cuenta el tipo de agua utilizada para su elaboración, así como la forma de añejamiento. Por esa razón, se pueden encontrar una gran variedad de whiskies. En cuanto a la cantidad de alcohol que contiene, puede estar entre los 35 a 50 grados.

Ahora, el Whisky es un producto elaborado y consumido a nivel mundial que, además, goza de gran prestigio todo gracias a calidad que lo representa. Su fabricación comprende un proceso de crianza y envejecimiento en barricas de roble, lo que permite que los olores que este desprende, se mezclen con la bebida para así darle ese sabor tan característico.

Además, durante el añejamiento, al estar esta bebida dentro de las barricas, se produce una regulación del alcohol con el medio ambiente haciendo que la bebida transpire, lo que le otorga finalmente altos niveles de calidad. En realidad, se sabe que mientras más tiempo pase el whisky en dichos contenedores, mejor será su cosecha, eso puedes verlo en las mismas botellas, ya que, a la hora de almacenarlas y etiquetarlas, siempre aparecerá la cantidad de años, lo que se refiere a su calidad.

Barriles De Destilería, Barriles De Madera, Bourbon

Te describimos mejor los pasos para su realización descritos por el Clarín:

1.​ Malteado: 

La cebada llega a la destilería e inmediatamente se la remoja en contenedores de agua durante tres días para que comience a germinar naturalmente. Cabe resaltar que la cebada que se utiliza debe tener almidón. Luego, esta se extiende en un suelo de malteado y allí recibe una temperatura primaveral que hace que poco a poco germine, provocando que la capa de celulosa que protege el almidón se rompa, luego de esto se la lleva a un horno para secarla. En muchos casos se utiliza carbón de turba, el cual aporta notas ahumadas; una vez que se secó, se hace una molienda y se la convierte en una harina. 

2. Maceración: 

A continuación, se agregan chorros de agua caliente a este resultado, para que libere los azúcares de la malta y así queda una pasta, la cual se deja reposar unas horas. Esto se llama mosto, que es prácticamente un líquido azucarado sin alcohol.

3. Fermentación: 

Como paso siguiente, el maestro cervecero utiliza un paquete de levaduras para convertir el azúcar de este líquido en un líquido alcohólico. Lo que pasa es que las levaduras se comen los azúcares y llega a unos ocho grados de alcohol y así, hasta ese momento tiene el sabor de una cerveza agridulce.

4. Destilación: 

A continuación, se debe llevar esta cerveza cruda a un alambique de cobre. La forma y la dimensión depende de cada destilería, por ejemplo, un alambique alto y delgado produce un whisky más delicado y, por el contrario, un alambique ancho, produce uno más pesado, más denso.

La forma en que se calienta el alambique depende del estilo de whisky que se busque realizar. Sin embargo, hay que hacer una doble destilación, de la primera se obtienen alcoholes de 25º y en la segunda se llega a un líquido incoloro de 70° de alcohol.

5. Maduración: 

El líquido se deja reposar durante años en las barricas de roble que te contábamos. El descanso en la barrica le hace desarrollar diversidad y en ese descanso baja la graduación alcohólica hasta los 40/45 grados. Es aquí cuando aparece el misterioso rostro del tiempo y la paciencia. 

Se dice que por la ley de Escocia debe reposar, mínimo, 3 años para ser denominado whisky. Como ves, no hay nada químico en la elaboración, todo es natural: agua, cebada, levaduras y el carbón de turba que puede no estar presente porque se puede secar con aire caliente. 

Consumo

Al momento de degustarlo, lo recomendable es hacerlo sólo, ya que, al mezclarlo con otras bebidas, esta cambia completamente en aroma y sabor. Por ello, para los paladares más exigentes, lo mejor es la cata del Whisky tomando en cuenta su más alta pureza.

Sin embargo, mucha gente le agrega agua o hielo, lo cual lo puede convertir en una bebida más sutil, pero muchos recomiendan acompañarlo con una copa helada aparte para no configurar el sabor original. Por si tenías dudas, los profesionales en la materia acostumbran a utilizar un estilo de copa llamada afnor, que se considera como el recipiente universal de los mejores catadores en el mundo.

Sin duda, esta bebida tan reconocida a nivel mundial tenía que llevar un proceso especial, sino no disfrutaríamos de su sabor y aroma tan exquisitos. Celebra con nosotros y ¡aprovecha de brindar con tu tipo de Whisky favorito! (claro que con toda la moderación, no te vayas a pasar).

¡Feliz día del Whisky!

Fuente: Diario Norte, Clarín

Compartir en:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on email
Share on whatsapp
Share on pocket

¡Disfruta también de este contenido!