fbpx

El batán boliviano: Une sabores y nos regala la llajua

La salsa picante boliviana por excelencia, el resultado de la unión de ritmo y movimiento de quien la prepara y la piedra donde todos los ingredientes se unen: El batán.

A base de tomate y locoto, la llajua ha viajado por todo el territorio nacional enamorando el paladar quien la prueba. Cada región o departamento ha sabido apropiarse de esta preparación añadiéndole diferentes ingredientes que hacen de la llajua una salsa que todos aman y preparan a su forma.

Con quirquiña, cebolla, vainas de ají, huacataya, ulupica o perejil, la llajua ha estado presente en las mesas de pueblos incas y aymaras, siendo parte de encuentros sociales, festividades, platillos tradicionales y comidas cotidianas; y continúa hasta nuestros días, cuando más de la mitad de los bolivianos aseguran que esa sensación de picor no puede faltar en sus comidas, aun que sea en las más importantes de su día a día. Esta tradición culinaria ha impulsado incluso a las cadenas de comida más grandes a nivel internacional a implementar esta salsa entre sus variedades.

Pela los tomates, agrega el locoto con o sin semillas, según tu humor al momento de prepararla y el resto de los ingredientes;  empieza a mover el moroco y une todos los sabores: ¡La llajua está lista, todos a la mesa!

Compartir en:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on email
Share on whatsapp
Share on pocket

¡Disfruta también de este contenido!