fbpx

¿Cuál es la diferencia entre huminta y tamal?

Definitivamente, las dudas sobre la diferencia entre la huminta y el tamal han sido tema de conversación entre los bolivianos, pues parecen ser tan similares que se puede llegar a confundirlos. Sin embargo, estos platillos llevan diferencias, mínimas, pero diferencias al fin, pues existen algunos detalles en su sabor y su modo de preparación que las hacen únicos y sobre todo, deliciosos.

Para comenzar, ¿cómo se originaron la huminta y el tamal?

Su origen es un poco confuso, pues se dice que este patillo es una herencia gastronómica de los antepasados del continente americano que datan de la época precolombina. Asimismo, existe evidencia de que las culturas predominantes en México fueron las que llevaron el choclo a otras culturas y regiones, llevándose igualmente platos y formas de cocinar el mismo. 

Es posible que esta influencia haya nacido en mencionado territorio, pero de lo que estamos seguros es de que llegó de alguna manera también a territorio andino, contando con países como Venezuela, Colombia, Perú, Bolivia, Argentina y Chile en donde se ha modificado de acuerdo a las costumbres e ingredientes., otorgándole, además, sus propios nombres.

Huminta viene de la lengua quechua Humint’a, En Venezuela se la llama hallaca, hallaquita o bollo; en Bolivia como huminta o tamal en Perú humita y en Centroamérica se lo llama tamal. A pesar de que en Ecuador lleva el nombre de humita, en el sur del país también se la conoce como “chumal”.

Cuando llegó a Bolivia, esta masa de maíz fue adaptada dependiendo de la región, por lo que sí, la huminta y el tamal surgen siendo uno mismo, pero en el camino se separaron adoptando ingredientes diferentes.

La huminta

Varios tipos de huminta  foto: Delikasero
Varios tipos de huminta foto: Delikasero

En La Paz, Cochabamba y algunos lugares de los valles, la huminta es una de las favoritas para acompañar a la hora del té. Consta de una preparación sencilla y tradicional, teniendo como ingrediente principal al choclo molido en batán. 

Se añade generalmente un poco de manteca, sal a la mezcla, anís y una vez que la mezcla está lista, se la distribuye en dos hojas de chala (envoltura de los choclos), se añade queso y a veces singani, luego se envuelve atando la humita por su centro con hilo formado de la misma chala y se la cocina en una olla sumergida en agua o al vapor, teniendo en cuenta que no toquen el fondo de la olla. 

También se prepara al horno a forma de pastel o con las mismas chalas y en ocasiones se le agrega un poco de ají para otorgar un sabor diferente. Cabe destacar que la chala tiene una forma rectangular o triangular (que no necesita ser atada).

Tamal

En la ciudad de Tupiza, Potosí y la región de los Llanos bolivianos, la preparación cambia, pues se le han agregado o cambiado algunos ingredientes. 

En Tupiza, la preparación del choclo con ingredientes molidos es similar, pero es el relleno el que cambia. Las piezas se rellenan con charque, pasas de uva, y ají colorado. Así como las humintas, estas se envuelven en chalas, pero las amarran formando bolas, cocinándolas luego en una olla, de manera parecida a la anterior versión.

En la parte amazónica de Bolivia, por su parte, se tiene por costumbre llamar ‘tamal’ a cualquier preparado envuelto ya sea de arroz, plátano, yuca o maíz, pero el relleno y la envoltura pueden variar, pues utilizan mayormente hojas de plátano para realizarlas y luego cocinarlas al vapor. 

Como ves, las variaciones son pequeñas pero significativas, ya que el sabor final será el cual las haga notar. Sea como sea, estas dos versiones son magníficas y han trascendido a lo largo de los años, siendo un gustito para saborear por la tarde o incluso por la mañana acompañaos de un buen café. Pero ojo, son solo sugerencias, tú puedes acompañarla e incluso modificarla como mejor te vaya si es que no estas buscando algo enteramente tradicional.

¿Cuál es tu favorito, huminta o tamal?

Fuentes: Emilio Deick, El Universo, Sabores de Bolivia, Bitácora del gastronauta, Recetas, Cocina bloguera, Apolo para apoleños

Compartir en:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on email
Share on whatsapp
Share on pocket