fbpx

Utensilios 101: Infusor de té

El infusor de té es un utensilio básico para aquellos amantes de las bebidas calientes que disfrutan de un sabor mucho más intenso o de quienes optan por algo mucho más natural. Un infusor es un dispositivo en el que se introducen hojas de té sueltas para preparar la infusión, normalmente son pequeños, por lo que se usan de manera individual. Este permite preparar la infusión fácilmente a partir de hojas de té rotas en pequeños pedazos. ​

En algunos países también la llaman bola de té, cuchara de té o pinza de té. Se dice que este elemento ganó popularidad en la primera mitad del siglo XIX: en la época de la reina Victoria, cuentan que ninguna casa británica respetable podía carecer de uno.

¿Cómo se usa?

Es bastante sencillo, en infusor de té realiza la misma función que una bolsita de té. El infusor consta normalmente de un contenedor pequeño, una rejilla o metal perforado o de una cuchara cerrada donde se introduce el té, esta puede ser de diversos tamaños para permitir preparar una o varias tazas cada vez. Mayormente, te encontrarás con que los infusores tienen una forma esférica, cónica y cilíndrica, pero la imaginación es tanta que los hay de todo tipo

Entonces, este utensilio se pone en una taza o tazón de agua caliente o hirviendo, lo que permite que el té macere sin que las hojas sueltas pasen a la taza o tazón. Además, suele tener unido a él, una varilla o cadena que facilita su recuperación una vez obtenida la infusión. 

A continuación, te mostramos algunos tipos:

Infusores de malla

Si compras un té y las hojas, flores o hierbas que lo componen son muy pequeños, estos suelen salirse de tu infusor al momento de meterlos al agua. Por eso, los mejores para este trabajo son los de malla, como los demás, vienen en distintos tamaños y formas para que elijas el diseño que más te guste. Como ves, consiste en dos mitades articuladas juntas que se separan para servir adentro las hierbas (la medida suele ser una cucharada). 

Para limpiar sólo hay que despegar las mitades, sacudir y enjuagar.

Infusores de bola (sólidos)

Si las hojas de tu té son un poco más grandes y con menos hierbas pequeñas, puedes utilizar este, ya que tiene agujeros un poco grandes y menos numerosos, sin embargo, el sabor será menos intenso debido a que el agua tiene menos contacto con las hojas. 

Coladores de malla

Si utilizas un método de preparación de té más tradicional y de la corriente asiática, seguramente lo preparas en una olla de remojo. Para pasarlo a una taza o a la jarra de servir, debes quitar todas las hojas, hierbas y flores que hayas utilizado con un colador. 

Entonces, entra en el proceso este utensilio. Igualmente, existen varios tamaños de mallas así que asegúrate que los agujeros sean pequeños si vas a utilizar polvos finos o hierbas pequeñas.

Coladores con orificios más grandes 

Su función es muy parecida a la de las bolas de té, pero en este caso, su formato es de colador. El más popular es el infusor inglés (puedes verlo en la foto), el cual encuentras en tamaño individual para colocar sobre tu taza. Se distinguen por tener a los lados dos asas pequeñas que lo sostendrán.

Realmente son muy sencillos de usar, además, como te mencionamos al principio, pueden venir de formas infinitas y si no nos crees, a continuación, te mostramos algunas de las más creativas opciones.

Este utensilio te permite disfrutar de las bebidas de una forma más intensa y deliciosa, además, es una gran opción para poco a poco ayudar al medio ambiente y no ser parte de los residuos que causan las bolsitas de té. 

Y tú, ¿utilizas infusores? 

Fuentes: Gourmet de México, Pinterest

Compartir en:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on email
Share on whatsapp
Share on pocket