La Llullucha, un alimento andino y de agua dulce con muchos beneficios

La llullucha es un ingrediente originario de la región andina muy curioso y poco explotado, pues cuenta con muchos beneficios para la salud. Eso sí, no es un alimento fácil de encontrar al menos en nuestro país. Los territorios que pueden acceder a ella son aquellos cercanos a lagos y lagunas, áreas en las que habita.

También puedes encontrarla en Perú, donde la conocen como nostoc, cushuro, murmunta, llayta, alga verdeazulada o cloroxibacteria. Estas pequeñas bolitas son un género de cianobacterias de agua dulce que habita en agua dulce ubicada en Los Andes a más de 3,000 metros de altura y brotan en la época de lluvias asomándose a la superficie de manera conjunta, formando aglomeraciones flotantes o sobre suelos y rocas que se caracterizan por estar siempre húmedas. 

Tiene un diámetro de 10 a 25 mm y tonos verde azulados, verde oliva o marrón; el color verde se debe a su contenido de clorofila; el azul, a un pigmento denominado ficocianina y ficoeritrina, el pigmento rojo que al mezclarse con los otros generan la coloración marrón de algunos. Este alimento, como muchos de origen andino, tiene la capacidad de soportar temperaturas extremas, tanto calientes muy altas como temperaturas bajo cero, teniendo la característica de adaptabilidad al ambiente.

Este ingrediente milenario fue muy consumido en los pueblos originarios que ahora conocemos como Perú, Bolivia y el norte de Chile por los Incas, habitantes del territorio, que ya reconocían su gran valor nutricional, su capacidad como fertilizante y su gran aplicación en productos medicinales. Es conocido en Centro y Sudamérica, pero se sabe que también se la utiliza en China, Indonesia, India, Alemania, España, Francia y Sudáfrica.

Otra característica sorprendente es que esta bacteria puede “permanecer dormida por un largo periodo de tiempo, recuperando su actividad metabólica cuando es rehidratada con agua”. Interesante, ¿verdad?

Resultado de imagen de llullucha
Foto: Hive Miner

Beneficiosa en muchos sentidos

La llullucha es muy versátil, pues sus propiedades son tan representativas que pueden llegar a ser parte de la dieta humana reemplazando a algunos otros ingredientes como carnes y pescados. Además, es fácil de cosechar, conservar y consumir, aunque no lo parezca.

Contiene:

  • Proteínas, grasas y minerales como el fósforo, el hierro, el potasio y el sodio. 
  • Todos los aminoácidos esenciales, característica que lo hace un alimento con más proteínas que la carne.
  • Vitaminas B1, B2, B5 y B8. 
  • Una gran cantidad de antioxidantes.
  • Calcio, que lo hace perfecto para el cuidado y fortalecimiento de los huesos. 
  • 30 % de proteínas, doblegando a la quinua y kiwicha, las cuales cuentan con 15 % de proteínas. 
  • Mayor proporción de calcio que la leche (145mg/20mg) y más hierro que la lenteja (83.6mg/7.6mg).

Puede:

  • Ayudar a estabilizar el sistema nervioso.
  • Contribuir a la efectiva coagulación de la sangre. 
  • Ser aprovechada en fármacos, pues tiene propiedades anticancerígenas, antibióticos, antivirales, y antiinflamatorios.

Y, por si fuera poco, también coadyuva en el proceso medioambiental al “llevar a cabo fotosíntesis y fijar el Nitrógeno del aire transformándolo en Nitrógeno utilizable, precursor de aminoácidos y de proteínas beneficiosas para otras plantas”.

Resultado de imagen de murmunta
Foto: AgroNoticias

Consumo

Según la investigación, estas perlas tienen una consistencia suave y gelatinosa. Si preguntas por el sabor, puede decirse que es neutro. Eso sí, con una buena preparación y tratada con otros ingredientes, puede adquirir mucho sabor. Puedes añadirla en sopas, guisos, a manera de mermelada, en bebidas, postres o ensaladas. 

También sirve como un remedio natural para el tratamiento de la contaminación por metales pesados (plomo y mercurio) en la sangre de los pobladores. En otras regiones se las usa en cosméticos para eliminar manchas y favorecer la tersura de la piel en cremas, mascarillas, champús y lociones.

La llullucha es todo un tesoro oculto en las aguas dulces de Los Andes difícil de encontrar. Por ejemplo, en nuestro país es comercializada en pocas cantidades en Sucre y Potosí debido a la poca demanda, pero ahora que sabes mucho sobre ella pruébala en cuanto se te presente la oportunidad, no vas a arrepentirte ni un poco, puedes ayudar a que muchos más descubran sus excelentes propiedades.

Fuentes: GustuBlog, Agro Noticias

Compartilo en

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp