fbpx

Orgullosamente boliviano: El maní, originario de Los Andes

El maní es un ingrediente muy conocido y consumido en el mundo. Ya sea en su estado natural, extrayendo sus aceites o incluyéndola en las diferentes recetas, se ha ganado el favoritismo de muchos, pero cuando nos referimos a su origen, se piensa que está muy lejano de nuestro país. 

Pues al contrario, esta leguminosa es originaria nada más y nada menos que de Bolivia y esto está demostrado en diferentes investigaciones que se hicieron como las de la Universidad de Georgia y la Iniciativa para el Genoma del Maní.

En estas se cuenta que el maní moderno, el que conocemos hoy en día (Arachis hypogaea), es en realidad el resultado de la hibridación de dos tipos de maní andino que se cultivaron hace miles de años. Estos dos tipos, conocidos como los “padres” de este maní son las variantes Arachis duranensis, ubicada en las laderas andinas entre el noroeste de Argentina y el sureste de Bolivia; y Arachis ipaensis, una especie que se encontró únicamente en una localidad boliviana a varios cientos de kilómetros al norte de la primera.

Arachis ipaensis (izquierda) y Arachis duranensis (derecha) Imagen: Merritt Melancon/Universidad de Georgia.
Arachis ipaensis (izquierda) y Arachis duranensis (derecha) Imagen: Merritt Melancon/Universidad de Georgia.

Sin embargo, entender cómo había sucedido esta hibridación sucedió gracias a que los investigadores encontraron recientemente un ejemplar vivo de A. ipaensis en la región andina del país. Con esta prueba, un estudio sobre los patrones de migración y traslado de plantas, y diferentes conocimientos sobre la agricultura de este entonces, además de utilizar la técnica de reloj molecular, (un análisis que sirve para comprobar, a partir de estudios de ADN, el momento en que dos especies apartan sus caminos evolutivos para comenzar otros nuevos), pudieron concluir que:

“Los primeros habitantes de Sudamérica, en sus largas travesías, llevaron A. ipaensis a los terrenos de A. duranensis hace 10.000 años. Una vez en la misma zona, una abeja se encargó de polinizar las flores de las plantas de maní, dando origen al híbrido que nuestros antepasados sudamericanos comían y que luego derivó en el maní moderno, Arachis hypogaea. Es una historia fascinante”, indicó el investigador David Bertioli, por parte del Centro para Tecnologías Genéticas Aplicadas de la Universidad de Georgia y autor principal del estudio que presentaron.

Los expertos piensan, además, que estas especies andinas, podrían tener más de un millón de años de historia en el planeta y ser algo así como reliquias vegetales. Al parecer, el cultivo híbrido con el pasar de los años y los movimientos, se extendió por toda Sudamérica y luego, en la época de la colonia por Centroamérica, Europa y después por el mundo entero. 

Cualidades

Como muchos cultivos de Los Andes, el del maní posee una increíble resistencia a ciertas enfermedades y condiciones meteorológicas. Además, es un alimento muy nutritivo y capaz de mejorar nuestra calidad de vida mediante un consumo adecuado.

Ante la duda, no está de más resaltar que realmente, el maní no está considerado una nuez, sino una leguminosa, que se identifican por ser altas en proteína.

Por qué no debes comer una bolsa entera de maní? | SnackNomad.com

En Bolivia

Según la Fundación Valles, “en el periodo que va del año 2009 al 2014, la demanda aparente de maní en el mercado boliviano aumentó un 26%, hasta situarse en 11.710 toneladas. (…) La producción para el año 2014 fue de 21.123 toneladas, con un incremento del 58,64% respecto al año 2009, de la cual el 63,4% se ha exportado. Las importaciones llegaron a las 3.974 tn, que representan el 18,8% de la producción nacional y teniendo un crecimiento del 99,26%”. Impresionante, ¿no? 

En nuestro país, este es utilizado en diferentes platillos gastronómicos, productos que la llevan como complemento o para su consumo pelado o con cáscara. Además, el principal exportador (sobre todo a regiones europeas) es el departamento de Chuquisaca, que también comercializa este ingrediente en el mercado de Sucre y en otros departamentos como La Paz, Santa Cruz, Cochabamba, Potosí y Oruro. Se vende en vaina tostada y en grano pelado.

Como ves, este alimento es parte de nuestra identidad nacional y estamos felices de que se haya descubierto. Una vez más, estamos llenos de tesoros que debemos explorar y reconocer sintiéndonos orgullosos, ¡los tenemos a nuestro alcance!  

Fuentes: Scientific American, Correo Del Sur, Fundación Valles

Compartir en:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on email
Share on whatsapp
Share on pocket