fbpx

Tipos de panes y cómo prepararlos

El pan es uno de los alimentos básicos consumido casi en todo el mundo y presenta diferentes nutrientes buenos para nuestro organismo si se lo consume en cantidades moderadas. Por ejemplo, es una gran fuente de hidratos de carbono, pero también de proteínas de origen vegetal. Además, apenas contiene grasa (1 g por cada 100 g de pan) y aporta grandes cantidades de fibra, así como vitaminas del grupo B y otros minerales como fósforo, magnesio, potasio, hierro, selenio, cinc o calcio.

En realidad, muchos nutricionistas recomiendan un consumo diario de 250 g de pan repartidos entre todas las comidas, pero ¿qué tipo de panes tenemos a nuestra disposición? Te presentamos los más populares.

Pan de trigo

La harina de trigo es la más popular para preparar pan. Es más, algunos panes elaborados con otras harinas a veces llevan un porcentaje de trigo. Este puede ser blanco o integral, que tienen como diferencia el proceso de elaboración. La harina integral es prácticamente harina sin refinar, lo que hace que el pan preparado con ella tenga un mayor valor nutritivo, pues contiene más fibra, vitaminas y minerales. Sin embargo, la cantidad de calorías que aportan suele ser muy similar: 100 g de pan blanco tienen unas 260 kcal frente a las 230 kcal del pan integral.

Pan de centeno

Este contiene menos gluten que otros cereales haciéndolo lucir más compacta. Además, su apariencia es más oscura y su sabor un poco amargo, asimismo, algunos panaderos la combinan con otras harinas para darle más esponjosidad. Eso sí, nos trae varias ventajas frente al pan de trigo: puede conservarse fresco durante más tiempo, contiene más fibra y es más rico en algunos minerales como magnesio, potasio o hierro.

Pan de maíz

El pan se prepara con harina de maíz es bajo en purinas, lo que lo hace un alimento que pueden consumir personas con acido úrico alto y celíacos, pues no contiene gluten (a menos que se le haya añadido algún elemento con gluten).

Pan germinado

Estos se preparan con el grano o semilla del propio cereal germinado, por lo que no necesita de levadura adicional, lo que incrementa su valor nutricional, además, son mucho más digestivos y son perfectos para personas que no pueden consumir ningún tipo de levadura por alérgicas o problemas digestivos.

Además, tenemos otra clasificación, por su elaboración:

  • Panes sin levadura ni fermentación: Son que no son sometidos a procesos de fermentación y tampoco llevan levaduras. Los conocemos mayormente como «planos» pues no mucha miga. Entre ellos: obleas, pan ácimo, chapati, piadinas…
  • Panes fermentados planos: Estos suelen llevar levadura pero siguen siendo planos. Entre ellos: el pan de pita, la regañá, la focaccia, el pan de pizza, etc. 
  • Panes voluminosos: Estos panes son sometidos a los dos elementos que ya te mencionamos, son los que más encontramos como: el pan francés, bollos, marraqueta, etc.

Te dejamos algunas recetas para que lo intentes en casa:

¡No te quedes sin probarlos!

Fuentes: Blog Mentta, Yosidetalles

Compartir en:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on email
Share on whatsapp
Share on pocket