fbpx

El origen de la papa y la creación de la papa frita

La papa frita es un acompañamiento querido por la mayoría que a lo largo de los años se ha vuelto muy popular y también se lo fue transformando de muchas maneras. Sin embargo, antes de que este formato del tubérculo se formara, debemos recordar la historia que ha convertido a la papa hasta el día de hoy en un alimento mundialmente consumido.

La papa

El origen de la papa se remonta según la evidencia científica actual, el año 8000 a.C. en el altiplano andino, específicamente a lo que corresponde hoy en día al noroeste del altiplano boliviano y el sur de Perú. Esta, durante miles de años fue, uno de los protagonistas en la alimentación de varias civilizaciones precolombinas.

Los pueblos de los Andes cultivaron este ingrediente por varios siglos. Como resultado, surgieron diferentes tipos de la misma, por ejemplo, en Bolivia solamente, se reconocen 1.000 variedades.

Durante la conquista española, la papa viajó aproximadamente en 1554 desde nuestro continente hasta España. Años más tarde, esta se cocinaría en el Hospital de Sevilla para alimentar a los enfermos. Originariamente tiene por nombre papa, pero los españoles empezaron llamarla patata para no ofender a los Papas católicos.

Así, en menos de un siglo, la papa se convirtió en un alimento indispensable para las poblaciones de Italia, Alemania, Polonia y Rusia. Pero, como parte de su masificación, durante la devastadora Guerra de los 30 años en Europa, la papa empezó a cultivarse en magnitud alrededor de todo el continente para mitigar los efectos de la hambruna. 

Es más, se dice que magnos ejércitos, como el de Napoleón, subsistieron y combatieron gracias, en parte, al sustento que la papa aportaba. Y, por si fuera poco, las Naciones Unidas declararon oficialmente el año 2008 como el Año Internacional de la papa para, en palabras de sus delegados, “aumentar la conciencia de su importancia como alimento en los países en desarrollo”.

Lo demás es historia. Se convirtió en un alimento esencial en nuestra dieta y la de la mayoría del mundo.

Productores de Larati adelantan cosecha de papa debido a las lluvias | Los  Tiempos
Foto: Los Tiempos

Papa frita

Contrario a lo que puedes estar pensando, la tradición popular afirma que las papas fritas originales nacieron en Namur, parte de la Bélgica francófona, donde los lugareños en realidad eran amantes del pescado frito. ¿Y esto qué tiene que ver? Pues, en 1680, el río Mosa se congeló durante un invierno muy frío, lo que significaba no poder alimentarse de pescado.  Entonces, la gente optó por freír papas en lugar de los animalitos pequeños a los que estaban acostumbrados, y así nacieron las papas fritas.

Sin embargo, esta solo es una versión de su origen, quienes defienden esta historia afirman que esta ciudad belga no es solo la fuente de este aperitivo, sino también de su nombre. Al parecer, soldados estadounidenses, estancados en la región francófona durante la Primera Guerra Mundial, denominaron a las papas fritas como “papas a la francesa”, y así nació este apodo reconocido en diversas partes del mundo.

Por otra parte, quienes consideran que la papa frita realmente es “francesa” afirman que esta se inventó en Pont-Neuf. Según la contraparte, esta era vendida en carritos en el puente más antiguo de París, el Pont Neuf, a finales del siglo XVIII. Sin embargo, lo que no se sabe es si las referencias escritas sobre ellas se refieren a trozos fritos de papa, o más bien a rodajas salteadas en una sartén con mantequilla.

No obstante, otras personas aseguran que este acompañamiento apareció por primera vez por escrito, como lo conocemos mayormente y con la tradicional técnica que implica una doble fritura para conseguir una corteza perfecta y un interior suave, en una guía belga llamada Traité d’économie domestique et d ‘hygiène (Tratado de Economía e Higiene Doméstica) por el siglo XX.

Por años, esta disputa entre las dos culturas por certificar a quién le pertenece las papas fritas se hizo muy evidente, pero no llegó a un final hasta el día de hoy. Pero, sea de donde sea, estas se han convertido en un platillo del mundo, más bien considerado un acompañamiento o aperitivo. En realidad, solamente es un platillo por sí mismo en las costumbres belgas. 

Lo que sí no puedes negar es que son deliciosas y, además, tienen una historia por detrás bastante interesante ya que, al incluirse el origen de la papa como tal, recordamos constantemente que nació en una región muy distinta y alejada en donde luego se crearía su formato como fritura. Eso sí, debemos disfrutar de ellas, pero con mucha conciencia alimentaria. 

¿Ya te antojaste unas? 

Fuentes: Argenpapa, BBC, Gustublog, VIX

Compartir en:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on email
Share on whatsapp
Share on pocket