La piña: datos que debes saber sobre este fruto tropical

piña

La piña, es una deliciosa fruta tropical también conocida con otros nombres como ananá o naná en algunos lugares. Aunque la piña es originaria de Brasil y Paraguay, hoy en día su consumo está muy extendido por todo el mundo gracias a su delicioso sabor y a las propiedades nutricionales que contiene.

Esta fruta se llama así por su similitud con las piñas de los pinos, aunque el término “ananás” deriva del idioma tupi, del Brasil, donde la denominan nanás, que significa “fruta deliciosa” o “flor de frutos”.

Se cuenta que era utilizada como un símbolo de hospitalidad en las tribus indígenas y se ofrecía a los visitantes como signo de amistad. Incluso, Cristobal Colón, en su segundo viaje en noviembre de 1493, dio con ella en la isla de Guadalupe.

Los marinos españoles pronto descubrieron que consumiendo piñas en sus viajes podían prevenir el escorbuto. Desde entonces la producción de piña tropical se ha extendido por todo el mundo.

¿Cómo es? Tiene forma ovalada, una corona y también una piel muy rugosa de color verdosa que se va volviendo amarilla y marrón a medida que va madurando y desprende un agradable olor dulzón cuando ya está lista para comer. Por dentro tiene una carne amarilla muy dulce y jugosa.

Es rica en vitaminas, principalmente en vitamina C (12 mg/100 g). Asimismo, contiene vitaminas A, B1 y ácido fólico, pero en porcentajes inferiores al de la vitamina C. Respecto al contenido en minerales, cabe señalar su riqueza en potasio, y a distancia, en magnesio y hierro.

Por cada 100 gramos de piña obtenemos 12 gramos de carbohidratos, 0.5 gramos de proteína vegetal y 0.1 gramos de grasas. Muchas personas se pregunta cuántas calorías tiene la piña y son pocas, por cada 100 gramos 45 kcal.; como una manzana o una pera.

Gracias a sus enzimas, la piña es muy valorada por su acción digestiva y por evitar molestias intestinales. La más beneficiosa podría ser la bromelina, que realiza funciones como ayudar a disolver mucosidades (beneficiando en casos de catarros o asma), hasta inhibir el crecimiento de tumores, pasando por la eliminación de gases, abdomen hinchado y la eliminación de parásitos gastrointestinales.

La piña se considera un “medicalimento” por su riqueza en vitaminas, pero sobre todo por las propiedades de la enzima.

No obstante, el consumo de piña está contraindicado en personas que sufren de úlcera gastroduodenal y de gastritis debido a su contenido en ácidos y por su capacidad para aumentar la producción de jugos gástricos.

Consumida en su formato original, permite disfrutar plenamente de todas sus propiedades aperitivas y digestivas. Sin embargo, su original textura y su sabor, entre dulce y ácido, la convierten en un ingrediente polivalente en la cocina. 

Tanto puede servir para preparar recetas dulces y postres como emplearse en un sinfín de platos salados, tal como viene haciéndose en la cocina oriental, especialmente en recetas picantes y en los curris.

Su aromática pulpa, carnosa y consistente, la hace idónea para preparar a la brasa, en el grill o en infinidad de guisos. Esta exótica fruta se puede utilizar para enriquecer platos de arroz o como deliciosa guarnición, con lo que se aprovecha además su efecto proteolítico.

La piña se debe consumir lo antes posible una vez comprada, aunque se puede conservar unos días en un lugar seco y fresco, y sobre una base blanda. No debe guardarse nunca en el frigorífico, a no ser que esté ya pelada y cortada.

¿Sabías todo esto sobre la piña?

Prepárate, porque este mes vas a descubrir muchas cosas más sobre este ingrediente tan beneficioso.  

Deja un comentario

Volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: