fbpx

La quirquiña, una planta con el aroma de los valles

La quirquiña es una planta originaria de los valles bolivianos y peruanos que forma parte de diversas preparaciones en las que se destaca su aroma y sabor inconfundibles, aportando al platillo un toque que pocos consiguen. Actualmente, se ha expandido por muchos otros territorios, incluyendo Argentina, Brasil, Chile, Paraguay, Uruguay y hasta México. 

Así como muchos otros ingredientes, recibe distintas denominaciones como, por ejemplo, kilkiña, quilquiña, quillquiña, quirquiña (del quechua killkiña), pápaloquelite, pápalo, árnica, erva fresca, cravo de urubo, entre otros. La planta puede alcanzar hasta 30 cm de altura y la componen hojas en las que se destacan los tonos verdes azulados y se encuentran pequeños poros por los cuales la misma segrega un aceite que contiene su delicioso y característico aroma y sabor.

Además, se la considera como una planta rústica que puede crecer en suelos pedregosos y lugares escarpados, por lo que para plantarla no se suele ser exigente en cuanto al tipo de suelo, pero lo mejor es sembrar en los mejores suelos que se destaquen por ser profundos y tener un gran contenido “de materia orgánica, de humedad moderada y buen drenaje para lograr rendimientos óptimos”. Eso sí, esta resiste la humedad, pero no la sequía y la manera en la que se propaga es a partir de semillas que se deben sembrar de forma directa al lugar definitivo “en surcos o hileras, en suelos bien mullidos y abonados”.

Quirquiña en Bolivia 

La quirquiña es cultivada en diferentes regiones del país, sobre todo en los llanos y valles con los que contamos normalmente a cargo de productores que la destinan al autoconsumo o a la venta en ferias locales.  Cabe destacar que los ingredientes relacionados a la quirquiña son mayormente producidos en la región de Cochabamba, al cual se lo reconoce como el mayor productor de la misma contando con una superficie de 23.23 hectáreas en los que se producen aproximadamente 1429,10 quintales anuales. Los departamentos que lo siguen en la lista de productores son Santa Cruz y Beni.

Semillas de Quirquiña | Bolivianita.de
Foto: Bolivianita

En la gastronomía 

Muchos destacan que su sabor se encuentra entre cilantro, rúcula y ruda, obteniendo un aroma característico que se puede reconocer fácilmente y que la hace ideal para muchas preparaciones, partiendo de la más conocida y querida: la llajua boliviana que consiste en una salsa molida en batán hecha a base de tomate, locoto y precisamente esta planta. Además, de ella se utilizan sobre todo las hojas, que también forman parte de platillos típicos de la región, de ensaladas o de alimentos embutidos.

LLAJUA - YouTube
Foto: Cocina Solo

En la medicina tradicional 

La quirquiña tiene propiedades medicinales que son aprovechadas hasta el día de hoy en la medicina tradicional. Por ejemplo, para tratar enfermedades de los pulmones, anginas e inflamación de garganta se recurre a una infusión con las hojas secas y trituradas. Asimismo, de ella se extraen aceites esenciales que se aplican en la elaboración de perfumes, cosméticos, dentífricos, licores, bebidas, repostería, condimentos, medicamentos, entre otros. 

Estos aceites contienen una composición eficaz, pero todavía no estudiada del todo. Lo poco que se sabe es que nos ayudan a la absorción de vitaminas solubles como la A, E, D y K. Y, como es de esperarse, tiene muchos otros beneficios que te iremos contando a lo largo del mes. Por eso, estate atento, pues podrás conocer en muchas facetas a este ingrediente tan único y aprovechar su sabor, si es que no lo haces ya. 

¿Cuál es tu forma favorita de consumir quirquiña?

Fuentes: Eepositorio UMSA – “Efecto del abono orgánico líquido aeróbico en la producción del cultivo de quirquiña (porophyllum ruderale), en invernadero en la estación experimental de Patacamaya” por Elma Ximena Mita Villacorta, GustuBlog, INE

Compartir en:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on email
Share on whatsapp
Share on pocket