fbpx

Cero desperdicio: 7 recetas para aprovechar la sandía entera

La sandía, este fruto refrescante, dulce y sabroso, está de temporada en nuestro país y qué mejor que provechar también de sus beneficios. Y es que no es solo la pulpa la que contiene cualidades positivas para quien la consuma, sino también la cáscara y semillas totalmente comestibles que solemos botar a la basura sin prestarles atención alguna.

Chécalos parte por parte:

Cáscara

  • Reduce la aparición de arrugas y el deterioro del organismo producido por los radicales libres al ser un gran antioxidante.
  • Tiene altas cantidades de vitaminas A y C y licopeno.
  • Tiene propiedades antibióticas y antiinflamatorias.
  • Contiene citrulina, sustancia que favorece a los niveles óptimos de arginina, la cual ayuda a las arterias a mantenerse en plena forma y conservan su elasticidad, lo que significa que pueden transportar la sangre de manera correcta.
  • Mejora la calidad del sueño.
  • Contiene vitamina B6, imprescindible para sintetizar el magnesio y la dopamina, sustancias ideales para comenzar el día con energía.

Pulpa

  • Tiene un gran potencial diurético al estar compuesta prácticamente por agua y, además, aporta pocas calorías.
  • Es recomendable para realizar dietas para bajar de peso. 
  • Es rica en citrulina, sustancia que al convertirse en un aminoácido llamado arginina, protege el corazón, el aparato circulatorio y el sistema inmunitario.
  • Es un alimento perfecto para mantener un buen estado de hidratación.
  • ​Contribuye a la regulación del tránsito intestinal y los problemas digestivos. 
  • Ayuda a prevenir las infecciones. 
  • Favorece a la eliminación de toxinas, ya que es altamente depurativa.
  • Tiene una elevada presencia de potasio y vitamina A.
  • Es un alimento rico en vitamina C y en otros minerales como el calcio, el fósforo y el magnesio. 

Semillas

  • Tienen propiedades diuréticas y depurativas.
  • Contienen mucha fibra, lo que favorece el tránsito intestinal y mejora la digestión.
  • Son ricas en proteínas vegetales como la arginina que ayuda a la regulación de la presión arterial.
  • Son buenas para proteger y reforzar nuestras defensas gracias a su riqueza en hierro y en cinc.
  • Contienen varios minerales como el magnesio, que ayuda a controlar la presión sanguínea.
  • Son efectivas para regular el nivel de azúcar en sangre ya que contribuyen a la correcta metabolización de los hidratos de carbono.
  • Tienen un alto poder antioxidante.
  • Son ricas en grasas poliinsaturadas y ácidos grasos omega-6, lo que las hace buenas para reducir el colesterol.

Ahora que conoces sus beneficios, te ofrecemos diversas recetas para que las aproveches al máximo:

¿Ya se te antojaron?

Compartir en:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on email
Share on whatsapp
Share on pocket