Seguridad Alimentaria: nueva guía y consejos para cuidar que tus compras sean seguras

La FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura) y la OMS (Organización Mundial de la Salud) publicaron una guía sobre el coronavirus y seguridad alimentaria. Se trata de una guía provisional en la que se informa sobre los riesgos de transmisión del coronavirus a través de los alimentos, las medidas que los trabajadores deben adoptar en el entorno laboral, cómo se debe llevar a cabo el transporte y entrega de ingredientes y productos alimentarios, o como se deben exponer los productos en los puntos de venta entre otras cuestiones.

En esta publicación se apunta que es “altamente improbable” que las personas puedan infectarse con el Covid-19 a través del consumo de alimentos, ya que el virus no puede multiplicarse en los alimentos y necesita un huésped animal o humano. Recordemos que la EFSA también informó sobre esta cuestión, descartando los alimentos como una posible ruta de transmisión del coronavirus. 

A principios de mes, la OMS llevó a cabo un seminario online sobre el tema. En él, se hablaba de investigaciones que se han llevado a cabo para determinar la supervivencia del coronavirus en diferentes superficies. 

Según los resultados, el virus puede permanecer activo hasta 72 horas en materiales como el plástico y el acero inoxidable, 4 horas en el cobre y hasta 24 horas en el cartón. Estas investigaciones se realizaron en un entorno de laboratorio, con humedad relativa y temperaturas controladas, por lo que los resultados deben interpretarse con precaución a la hora de hablar de un entorno en la vida real.

Según la agencia francesa ANSES, el coronavirus es sensible a las temperaturas de cocción de los alimentos, un tratamiento térmico a 63 grados centígrados durante un periodo de cuatro minutos reduciría significativamente la posibilidad de transmisión alimentaria. Así que por el consumo no te hagas mucho más problema

Pero, el hecho de que el Covid-19 sobreviva en superficies como el plástico o el cartón, hace pensar que en un supermercado, donde estos materiales están presentes en la mayoría de productos, pueda ser un posible foco de contagio. Por ello, aquí te mostramos cómo puedes reducir el riesgo de contagio cuando llegas a casa luego de hacer compras:

  • Para limpiar los productos alimenticios envasados después de su compra, se recomienda prepara una mezcla para desinfectar compuesta por 500 mililitros de agua y 10 mililitros de lejía normal. Con una tela humedecida en esta dilución se pude limpiar cualquier producto que sacamos de la cesta de la compra, antes de colocarlo en la despensa o en el frigorífico. Según los expertos, la desinfección no es instantánea, tarda como mínimo cinco minutos, por ello no es necesario volver a pasar la tela aclarada.
  • Hay que lavar las frutas y verduras, aunque después se vayan a pelar, en su superficie puede haber suciedad y bacterias que si no se eliminan, contaminarán el cuchillo.
  • Las frutas y hortalizas que tengan una piel o cáscara dura o que han estado bajo tierra, conviene lavarlas con ayuda de un cepillo específico. Una vez limpias, se deben secar bien con papel de cocina (ahora hay opciones reutilizables).
  • Las frutas y las hortalizas que se vayan a consumir sin pelar (fresas, manzanas, ciruelas, pepino, etc.), así como las verduras que se vayan a consumir crudas (lechuga, espinacas…), se deben lavar sumergiéndolas durante cinco minutos en una solución de agua y lejía ‘apta para la desinfección de agua de bebida’, a razón de 3 litros de agua y una cucharadita de postre de lejía (4’5 ml).
  • Rechazar las hojas exteriores de la lechuga, las coles, las endivias, etc. Lavar las lechugas hoja por hoja.
  • Retirar y rechazar las secciones de las frutas y verduras con hongos, heridas, cortes o zonas demasiado maduras y dañadas.
  • Lavar las hierbas como el cilantro, el perejil, el apio y la menta en manojos pequeños, dándoles vueltas hasta que todas las ramas queden limpias.
  • Volver a lavar los vegetales con agua, una vez pelados y cortados.
  • Antes de esto, inmediatamente al entrar a casa, hay que lavarse bien las manos. Y una vez desinfectada y colocada la compra, hay que tener en cuenta que también se deberán limpiar las bolsas que se han utilizado para transportarla, especialmente por fuera, pues es fácil que pasen por distintas superficies, en el supermercado, en la calle, en la entrada de la vivienda… Y para terminar, de nuevo hay que lavarse bien las manos, ya lo sabes, agua y jabón y un minuto de duración.

Con estos consejos, podrás mantenerte a ti y a tu familia seguros y sanos. No te alarmes, solo es cuestión de tener cuidado con tus compras y seguir los pasos necesarios.

#QuedateEnCasa

Deja un comentario

Volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: