fbpx

Singani, una historia que se cuenta por siglos

El Singani, delicioso aguardiente producido en base a la destilación de vinos de uva en los valles altos del país, es la bebida bandera de Bolivia, símbolo de una rica historia que se cuenta por siglos y recoge la tradición de quienes cultivaron la vid y la transformaron en elixir cristalino.

Los misioneros dominicos introdujeron a Cinti las cepas de uva Moscatel de Alejandría con la que se elabora el singani. Religiosos y laicos formaron majuelos y viñedos, armaron lagares, cocieron botijas y tinajas de barro, fabricaron odres de cuero y a través de las q´onchanas, alambiques y falcas destilaron el vino y lo convirtieron en aguardiente. Alrededor de 1550, Cinti fue el proveedor más importante de Potosí que con el descubrimiento del Cerro Rico requería miles de litros de vino primero y aguardiente después y la hacienda, viña y bodega San Pedro fue su principal exponente. En el siglo XIX el aguardiente fue denominado singani.

Se señala a San Lucas de Payocollo, en Nor Cinti, cerca a los viñedos de la ladera de Singani como el lugar que dio origen a esta palabra. Se dice que por allí transitaba la ruta de arriería de los aguardientes con destino a Potosí. Con este legado de cinco siglos la producción del singani se ha extendido a otras regiones en Chuquisaca, Tarija, La Paz y Potosí. Las combinaciones más destacadas son: chuflay, té con te, sucumbé, yungueñito, cocteles de frutas, poncho negro y singani sour.

También se lo toma puro o con hielo. Antes o después de la comida es parte sustancial de la experiencia gastronómica de Bolivia. Corresponde otorgar al singani el máximo reconocimiento como patrimonio nacional y difundir su identidad como la bebida bandera de Bolivia. Brindemos por Cinti, cuna del singani, por San Pedro que le dio nombre y notoriedad durante cinco siglos y por quienes producen el singani, máxima expresión de los valles altos de Bolivia.

Del libro: San Pedro: testigo de los tiempos. Por la ruta del singani en Bolivia. Siglos XVI-XXI
Editoras: Esther Aillón Soria María Angélica Kirigin

Deja un comentario

Volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: