7 verduras que no sabías que en realidad son frutas

Frutas-verduras

Antes de presentar los casos en los que creíamos que muchas verduras eran lo que no son, es importante dejar claro que el término verdura es solamente una adopción doméstica, más no un término riguroso. A partir de esto, se puede comprender mejor el porqué de la confusión entre ellas y las frutas. 

Ambas, frutas y verduras, provienen de plantas, pero mientras las frutas o frutos son los “ovarios” que contienen las semillas, las verduras son tomadas de cualquier otra parte de la planta. Así que, la distinción entre unas y otras no tiene nada que ver con su color, sino con la parte de la planta a la que pertenece.

Las verduras se clasifican de acuerdo con la parte de la planta de la que son tomadas:

  • Semillas: haba, frijol, soya.
  • Tubérculos: papa, camote.
  • Raíces: zanahoria, rábano.
  • Tallos: espárrago, puerro.
  • Hojas: espinaca, col.
  • Bulbos: cebolla, ajo.
  • Flores: brócoli, alcachofa.

Ahora que lo sabes, estas son las frutas que seguro has estado llamando verduras todo el tiempo: 

Tomate 

El jitomate pertenece a la familia de las Solanáceas junto con el tabaco, el chile y la papa. Su nombre proviene del náhuatl, xictlitomatl, o “tomate de ombligo”, también es conocido como tomate, coatomate, o tomate bola. Es una planta herbácea con hojas alternas y flores en forma de estrellas amarillas o blancas.  Estos frutos rojos pueden ser muy pequeños, hasta de 750 gramos.

Palta

El aguacate, fruto del aguacatero, pertenece a la familia de las lauráceas, formada por plantas leñosas que crecen en climas cálidos y entre las que se incluyen aromáticas como el laurel, el alcanfor y la canela. Tiene forma de pera, piel dura y oscura, y alberga en su interior una única semilla redonda y de gran tamaño, además de ser deliciosa. 

Pepino

El pepino pertenece a la familia botánica de las Cucurbitáceas, entre las que también se encuentran la calabaza y el calabacín. Es una de las frutas más nutritivas, saludables y accesibles; aproximadamente, el 96 por ciento del contenido del pepino es agua; que se encuentra destilada de manera natural, esto la hace muy superior al agua común que conocemos.

Calabaza

Al igual que el pepino, pertenece a la familia botánica de las Cucurbitáceas. La calabaza es en su definición más exacta, una baya de cáscara dura. Esta definición se corresponde con el término botánico anfisarca sensu lato, es decir de ovario súpero o ínfero.

Pimiento y Chile 

Comúnmente pimiento, chile, ají o morrón, entre una multitud de localismos, es la especie más conocida, extendida y cultivada del género Capsicum, de la familia Solanaceae. Todas las innumerables formas, tamaños, colores y sabores de sus frutos, descritos y nombrados en la cultura popular, corresponden en realidad a esta misma especie.

Berenjena

La berenjena es una planta de fruto comestible, generalmente anual, dentro de la familia de las solanáceas. Por sus propiedades, la berenjena resulta ideal para combatir el cáncer, el envejecimiento celular, las infecciones, virus y bacterias nocivas, pero, debe consumirse siempre cocinada, pues contiene solanina, una sustancia que puede ser muy tóxica.

Bonus: Frutilla

A esta altura es posible que creas que la fresa, por ejemplo, es una verdura pues tiene las semillas de fuera. En realidad, no es ni fruta ni verdura.

La fresa pertenece al grupo de las infrutescencias, un fruto que nace junto a otro de tal forma que en conjunto parecen una fruta completa; es el resultado de la fecundación de inflorescencias. Por tanto, aquellos puntitos amarillos que crecen alrededor de la fresa son en realidad frutos pequeños, y no semillas como se piensa.

Apostamos a que alguno de estos ejemplos te sorprendió por completo, por lo que si quieres saber de una forma muy sencilla si se trata de fruta o verdura, sólo busca dónde se encuentran las semillas y lo sabrás.

¿Conoces algún otro caso como éstos?

Deja un comentario

Volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: