Cero desperdicio: 6 recetas para aprovechar hasta la cáscara del plátano

Tiempo de lectura: < 1 minuto

¿El plátano que tienes en casa se te pasó de madurez? No te preocupes, hoy tenemos diferentes soluciones para ti. El plátano es una fruta muy rica en nutrientes, tiene un alto componente en potasio, pero también es una fuente rica en otros dos minerales, magnesio y fósforo.

Además de estos minerales, puedes encontrar en el plátano la presencia de ácido fólico, vitamina C y vitamina B6 y, dependiendo del grado de maduración, unos niveles de fibra y azúcar u otros. Precisamente, cuando el grado de maduración es alto, más soluble está la fibra, dando lugar a una textura más blanda.

Así mismo, los carbohidratos en forma de almidones se van transformando en azúcares, como la fructosa, la glucosa y la sacarosa, por lo que sentimos que la fruta está más dulce. Entonces, que tenga esta textura no significa que no podamos comerlo -a no ser que haya presencia de moho- pero si no te apetece disfrutarlo en este estado de consistencia, te dejamos algunas recetas para que no termines botando a la basura este gran alimento.

Además, encontramos una receta en la que puedes preparar la cáscara del plátano, así que ahora sí sería realmente cero desperdicio.

El tamarindo proviene de un árbol que produce una semilla redonda que se llama de la misma forma, la cual se encuentra albergada dentro de una vaina de color marrón y está recubierto de una pulpa fibrosa y pegajosa, que es lo que se consume y conocemos como tamarindo actualmente. Esta pulpa es extraída para posteriormente, sea ablandada en agua caliente, resultando en un elemento con muchos usos en la cocina y las singulares recetas.

Este elemento resulta luego de dejar las semillas coloradas que fueron reveladas por el fruto de manera natural al sol, para a continuación, convertirlas en un fino polvo que se usa en la cocina, y si hablamos de nuestro país en platillos como el locro, majao, pastel de pollo y de choclo, asadito de chancho, patasca, sopa tapada entre otros.

La existencia de la miel data de por lo menos 6.000 años a. C., en los que fue representada en obras artesanales que ilustraron cómo se utilizaba de manera terapéutica o medicinal. Incluso, libros como La Biblia y el Corán hablan de algunos beneficios de este alimento para la salud.

El palmito es un alimento bastante apreciado en las regiones en las que se cultiva. Es proveniente de una palmera y extraído del cogollo tierno ubicado en su tallo, el cual está formado por hojas inmaduras y su origen reside en Sudamérica, de la Amazonía peruana, boliviana y brasileña. 

La wira wira es una planta con cualidades medicinales se remontan a 2 millones de años en la región africana. Sin embargo, esta también crece en otras partes del mundo donde se conoce como Wira Wira o Vira Vira. Se sabe que entre sus cualidades tiene actividad comprobada como antibiótico contra bacterias y virus, aunque los chamanes de América también la consideraban una verdadera élite sacerdotal. 

El tamarindo es una fruta tropical proveniente de África que también es consumida en Asia, América central y del sur. Su sabor ácido y su elevado aporte calórico son dos características que lo denominan, aunque también se le atribuyen a la pulpa bastante contenido en vitaminas A y C, fibras, antioxidantes y minerales, resultando excelente para cuidar muchas funciones del cuerpo

La palabra pastel o torta en nuestro territorio, se refiere a una amplia gama de productos horneados con diferentes texturas y sabores. Estos son muy variados pues existen diversas clases de ingredientes, tamaños y formas que se implementan en ellos. 

El tamarindo es un fruto cuyo árbol es originario de África tropical donde crece de manera silvestre. Sin embargo, con los años se extendió por todas las zonas tropicales, desde África hasta Asia, Australia, Mesoamérica, Sudamérica y el resto de Oceanía. A la región americana llegó en la época de la colonia por medio de los conquistadores españoles y portugueses en el siglo XVI. 

El chocolate es uno de los alimentos más consumidos en sus miles de formas e intensidades. Sin embargo, con el tiempo se han ido descubriendo combinaciones que pueden reforzar su sabor y darnos una experiencia aún mejor probándolo. Eso sí, hay que saber cuáles elegir. 

Cada año es una nueva oportunidad en todo sentido, incluyendo al ámbito gastronómico que comprende un mundo inmenso en el que podríamos mejorar muchas cosas. Junto a ti aprendimos y descubrimos mucho más de las responsabilidades, pero también de las cualidades que se presentan sobre todo en nuestra Bolivia y en los actores que día con día hacen posible tanta diversidad. 

No tardes en recrear alguna de estas recetas, aprovechar y no ser parte del desperdicio de comida nunca fue tan delicioso.

Compartilo en

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp