Transgénicos: ¿beneficiosos o peligrosos?

La ingeniería genética ha sido objeto de debate durante muchos años, en realidad desde que aparecieron en el mundo. Los alimentos transgénicos son producidos en una gran cantidad alrededor del mundo, sin embargo, hasta el día de hoy existen muchas dudas al respecto y hay quienes dicen que son una abominación, pero también existen personas que aseguran que son confiables.

Por ello, hoy te mostramos ambos testimonios, pero antes, debes saber lo que es un alimento transgénico.

¿Qué es?

Para entender qué son los transgénicos, debemos conocer la definición de OMG, (Organismos Modificados Genéticamente), que se refiere a un organismo que tienen un trozo de ADN de otro organismo y que han sido introducidos así mediante ingeniería genética. Cabe aclarar que ese gen puede haber sido extraído de un ser vivo, modificado en el laboratorio y reintroducido en el mismo organismo, o extraerse de una especie e introducirse en otra. 

Por otra parte, existen muchas formas de modificar el material genético en función de aquello que se pretenda conseguir. Algunos OMGs presentan un gen que los investigadores han “dormido” para que no realice su función, otros tienen genes que rinden más que cualquier trabajador en su jornada más productiva, y a otros se les ha añadido un extra que nunca imaginaban que tendrían.

La palabra transgénico viene de transgénesis e incluye a aquellos organismos a los que se les ha introducido ADN que no pertenece a su genoma original, es decir, exógeno. Por esto mismo, todos los transgénicos son organismos modificados genéticamente. 

Sin embargo, podemos decir que todos los transgénicos son OMGs pero no todos los OMGs son transgénicos. Esta puntualización, por pequeña que parezca, es muy importante a la hora de regular cada tipo de organismo modificado genéticamente.

Los seres humanos hemos modificado genéticamente mediante procesos ancestrales plantas desde hace muchísimos años, tanto para hacerlas más deseables, para crear híbridos, injertos o para tener como resultado final alimentos que hoy en día conocemos con una forma, sabor y tamaño diferentes a los originales. Sin embargo, estos no se consideran transgénicos u OMG´s. 

Los OMG se aplican cotidianamente ya sea en la elaboración de fármacos, fermentos, detergentes, cosméticos o el algodón con el que se hacen los billetes. 

Alimentos transgénicos y el medio ambiente

Beneficios 

  • El uso de OMG´s genera cosechas mucho más productivas o con una menor inversión económica por hectárea cultivada, punto que es muy bien recibido por los agricultores. 
  • Mejoras como trigo transgénico sin gluten, apto para celíacos, levaduras que optimizan la elaboración de vino o pan o alimentos que aumentan el aporte de vitaminas y antioxidantes o mejoran el perfil lipídico de los aceites vegetales se producen de una manera más rápida y óptima que de la manera tradicional.
  • Según expertos, aún no se han confirmado al cien por ciento pruebas que demuestren que el uso de OMG´s representa un daño directo a la salud de los consumidores.
  • Su uso en la recuperación de semillas que se han ido perdiendo a través de los años o reforzar otras que están a punto de hacerlo es una ganancia para el área productor. 

Peligros

Si bien el riesgo no se encuentra en los OMG’s directamente, este se encuentra en el modelo de negocio de la agroindustria actual.

Esta comercializa el glifosato, una sustancia que sirve para matar a las malas hierbas, necesaria para el proceso de cultivo. Para lo cual si usas este herbicida, necesitas usar también semillas OMG -resistentes a este líquido-, comercializados por la misma empresa. El problema es que hay estudios científicos que nos dicen que este herbicida elimina además cualquier planta que toque. Así mismo, los químicos quedan impregnados en el suelo, pueden ser esparcidos por el agua o incluso el aire, convirtiéndose en un riesgo para otros cultivos que se encuentren cerca del lugar de su esparcimiento. 

  • Por otra parte, pone en riesgo la salud de insectos, pájaros u otros animales por su nivel de toxicidad. Además, se ha demostrado en estudios certificados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), que es un producto cancerígeno y su transmisión es producida, por ejemplo, por estar en contacto con las manos de los agricultores, impregnarse en los alimentos que consumimos o, incluso, disiparse en el ambiente, causando daños en la salud de pobladores cercano a las cosechas en donde se utilice.
  • No obstante, el uso de estos OMG’s atenta en contra de la biodiversidad de semillas nativas de los lugares en donde se los aplica, ya que, al intercambiarse, restan importancia, se produce un monocultivo y desaparecen el uso de sus antecesoras. 
  • Por último, al tratarse de semillas producidas por empresas transnacionales, estas terminan ejerciendo un poder económico que se basa en priorizar intereses y ganancias antes que el cuidado de los cultivos y en su mayor porción, del medio ambiente, quitando el control a los productores.

Cabe aclarar que estos peligros no vienen directamente de un OMG, pero si son cuestiones por las que tarde o temprano el país que los implemente tendrá que pasar. Es decir, estas consecuencias van acompañadas de usarlos, ya que el modelo económico con el que se introducen requiere el uso del glifosato los demás procesos que los convierten en un peligro.

Esta polémica ha tenido muchas contradicciones, no sólo en los últimos días, sino desde que salieron a la luz estos procedimientos. Si bien hay quienes afirman que no se tienen consecuencias para la salud o que no se han demostrado, esta solo es una de sus consecuencias, por lo que, si bien aporta al sistema productivo, el precio que se paga por esto -en cuestiones de salud ambiental- podría considerarse muy caro a comparación de los beneficios.

Como dato importante, en nuestro país se siembra soya transgénica tolerante a herbicidas desde el año 2008; en 2012, solamente el 0,4% de plantaciones de soya eran de semillas convencionales. Además, existen otros productos transgénicos en Bolivia además de esta. 

Pese a la restricción legal, se estima que en Bolivia hay:

  • Cultivos ilegales de maíz transgénico repartidos aproximadamente en 40.000 hectáreas. 
  • Producción de algodón transgénico en su totalidad. 
  • Denuncias de arroz transgénico, sin embargo, aún los datos no se han cuantificado. 
  • Denuncias de plantaciones de trigo transgénico. 

Sin embargo, como te hemos estado diciendo, los hechos están sobre la mesa, pero la opinión y las decisiones finales dependen de ti y para eso es fundamental conocer todos los puntos que desencadena este tipo de producción.

Por otro lado, lo que te presentamos hoy es solo una parte de la información que se tiene sobre los OMG´s, existen muchos otros puntos de vista, investigaciones y hechos en el gran mundo de los textos bibliográficos  y en Internet, por lo que te invitamos a seguir descubriendo y adentrarte en este tema de gran interés sobre todo por el momento que estamos viviendo en el país.

Fuentes: 

https://elcomidista.elpais.com/elcomidista/2018/03/15/articulo/1521110459_483976.html

http://www.fao.org/3/x9602s/x9602s08.htm#P0_0

https://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2014-01-07/buenos-malos-o-depende-el-peligro-real-de-los-los-transgenicos_71369/

https://www.uccs.mx/article.php?story=mi-postura-contra-los-transgenicos-es-cientifica-no-ideologica-alvarez-buylla

https://www.tierra.org/que-impactos-tienen-los-transgenicos-en-el-medio-ambiente/

https://www.dciencia.es/el-problema-no-son-los-transgenicos/

https://www.xataka.com/medicina-y-salud/los-defensores-de-los-alimentos-transgenicos-contraatacan-es-inmoral-no-usarlos-en-un-mundo-hambriento

https://elcomidista.elpais.com/elcomidista/2018/03/15/articulo/1521110459_483976.html#bloque_comentarios

http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1665-11462008000600004

Deja un comentario

Volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: