Diferencia entre fermentados y destilados

Gran parte de la socialización implica el consumo de bebidas alcohólicas. Pero muy pocas personas conocen los procesos por los cuales derivan las bebidas que beben.

Las bebidas alcohólicas se dividen en tres categorías: vino, cerveza y licores. Los vinos se producen a través del proceso de fermentación; las cervezas se preparan y luego se fermentan; y los espíritus se fermentan primero y luego se destilan.

La fermentación es el proceso biológico en el que los azúcares, como la glucosa y la fructosa, se convierten en energía cuando se produce de forma natural y/o la levadura agregada consume esos azúcares, convirtiéndolos en dióxido de carbono y etanol como productos de “desecho”. La fermentación es un componente clave de la producción de cualquier bebida alcohólica.

En la elaboración de la cerveza, el grano germinado (típicamente cebada) se seca, se muele y se sumerge en agua caliente, produciendo así un puré de cereal al que se agregan levadura y otros ingredientes. La levadura causa fermentación ya que consume los azúcares de las plantas, convirtiéndolos en dióxido de carbono y etanol (alcohol). El líquido fermentado se retira del tanque de fermentación para su posterior procesamiento. El líquido reposa, se filtra y se prepara para el consumo como cerveza.

La destilación es el proceso de separación de diferentes líquidos mediante calentamiento y condensación. Para extraer líquidos alcohólicos mediante el proceso de destilación, los líquidos fermentados se calientan, permitiendo que el vapor resultante se condense cuando se somete a un mecanismo de enfriamiento. Debido a que el alcohol se vaporiza antes que el agua, el líquido fermentado calentado primero produce su contenido de alcohol como vapor, que luego se condensa, dejando atrás el contenido de agua del líquido fermentado. El alcohol destilado puede entonces ser destilado adicionalmente. Después de la destilación, el producto requiere un procesamiento adicional antes de convertirse en un espíritu apetecible.

Los licores son bebidas espirituosas aromatizadas con azúcar; y los vinos fortificados, como el jerez y el oporto, son vinos a los que se les ha agregado alcohol como conservante y para aumentar el contenido de alcohol.

Las bebidas fermentadas y destiladas se crean a través de una forma de alquimia, un proceso en el que los granos comunes y económicos se transforman en líquidos preciosos que parecen más mágicos que científicos. Los aguardientes destilados como el vodka y el whisky se fermentan y destilan, mientras que las bebidas fermentadas como la cerveza simplemente se fermentan. A pesar de esta diferencia, el proceso de fermentación de la cerveza es en realidad más complicado que la secuencia de fermentación y destilación de licores.


Además del sabor del grano fermentado, las bebidas fermentadas como la cerveza derivan gran parte de su sabor a partir de ingredientes agregados, como el lúpulo. Estos aditivos aportan sus propias notas características a la preparación, y también ayudan a suavizar algo del amargor que puede estar presente en el grano fermentado. Una vez que está completamente fermentada, la cerveza también se puede condimentar con otros ingredientes, que van desde trigo hasta café, albaricoque y calabaza.

El sabor de las bebidas destiladas proviene en gran medida del proceso de envejecimiento. Un whisky o brandy que ha envejecido durante 12 años ha tenido más tiempo para que se desarrolle su sabor que uno que ha envejecido durante solo cinco años. Además, las bebidas destiladas pueden envejecerse en barriles y barriles que tienen sus propios sabores distintivos. El roble es una madera preferida para agregar sabor a las bebidas destiladas. Puede agregar otros concentrados de sabor de frutas o hierbas directamente a las bebidas destiladas, o puede infundir estos sabores sumergiéndolos en el alcohol durante días o semanas y luego colarlos, como con el gin.

Además del tipo de madera, los barriles también pueden impartir sabor a los espíritus, dependiendo de qué otras bebidas fermentadas hayan envejecido en los mismos barriles anteriormente. Un barril que se ha usado para envejecer el jerez impartirá un sabor diferente al que se ha usado para envejecer oporto, y un barril de ron agregará su propio tipo de dulzura. Para hacer whisky escocés, el alcohol destilado se aromatiza de una manera especial. A diferencia de los alcoholes en los que se agrega el saborizante después de que la fermentación ya ha ocurrido, el whisky escocés deriva su sabor de la turba que se usa para calentar y secar el grano durante el proceso de malteado.

¿Te interesa conocer el proceso de fermentación y destilación del alcohol? ¡Déjanos un comentario!

Deja un comentario

Volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: