fbpx

¿Quieres reducir tus desperdicios? Haz esto primero

El problema

No tengo que decirte por qué estamos aquí. Con todos los sombríos estudios ambientales, las siniestras actualizaciones de noticias de última hora y los memes de Greta Thunburg, tenemos el cambio climático en el cerebro … casi todo el tiempo. La reforma radical está en manos de corporaciones y países, pero reducir la basura es una forma de implementar el cambio como individuos. Así que aquí llevamos cargando nuestras bolsas reutilizables y nos preguntamos qué hacer a continuación. Hay un desfile aparentemente interminable de los llamados productos ecológicos en el mercado, desde barras de champú hasta bolsas de silicona, pero antes de comenzar a gastar en todas esas alternativas elegantes y de buena marca, tenemos que pensar qué problemas de desechos realmente necesitamos. resolver. No tiene sentido acumular pajitas de acero inoxidable si nunca usaste las de plástico en primer lugar.

Entonces, ¿cómo se puede determinar qué hábitos vale la pena cambiar y qué productos vale la pena comprar? Te desafío a que hagas un viaje a través de tu bote de basura (lo prometo, no es tan asqueroso como parece). Una vez que sepas lo que estás tirando, sabrás dónde gastar tu dinero en reemplazos sostenibles.

El reto

Rastrea todo lo que está tirando y reciclando durante una semana. (Sí, también pretendemos reducir nuestro reciclaje, lo que explicaré más abajo). Si ya está haciendo compost, ¡eso es genial! No es necesario incluir esas cáscaras de cebolla, pero si sus restos de comida terminan en el bote de basura, agréguelos a la lista.

Tienes que saber que en este momento probablemente no eliminarás toda la basura de su vida, y eso está bien. Este desafío es como establecer un presupuesto para el desperdicio en lugar de dinero: todavía vas a gastar (a.k.a. tirar) algo, pero puedes elegir cuándo recibir el golpe.

Paso 1: Haz una lista

Claro, puedes agarrar algunos guantes y realmente hurgar en tu papelera al final de la semana, pero evita el desorden (y probablemente los guantes de plástico de un solo uso) escribiendo las cosas a medida que avanzas. Coloca esta lista en un lugar que no olvidarás, como en el refrigerador o justo encima del bote de basura, para que el seguimiento se convierta en una parte perfecta de tu rutina. Usa una nota en su teléfono para contar todo lo que arroja mientras está fuera de casa, luego actualice su rastreador antes de acostarse para no dejar atrás una taza de café desechable.

Paso 2: clasifica tus desechos

Divide tu lista en tres categorías: basura, reciclaje y posible compostaje (si no utiliza un contenedor de compostaje).

Obviamente, la basura directa es el mayor problema en el que centrarse aquí, pero muchas cosas que generalmente tiramos a la basura en realidad se pueden compostar o reciclar. El material compostable varía según la capacidad de su sitio de compostaje, pero los materiales orgánicos como los granos de café, los restos de comida y los alimentos no grasos son casi siempre un juego justo.

El reciclaje puede parecer un movimiento responsable, pero también es importante hacer un seguimiento porque la mayor parte termina en la basura debido a los envíos contaminados y las restricciones de la planta de reciclaje. Un estudio particularmente sombrío de 2017 encontró que solo el 9% del plástico en realidad se recicla. Además, gran parte de nuestro reciclaje es aspiracional: las bolsas de plástico y las copas forradas no son simplemente reciclables, contaminan los envíos y corren el riesgo de que todo el paquete sea rechazado. Entonces, si bien es posible que sus cosas sean recicladas, la reducción y la reutilización deben ser lo primero.

Paso 3: Haz un plan de juego

Encierra en un círculo cualquier elemento que aparezca en tu lista más de una vez, luego cuenta los reincidentes para descubrir qué cambios tendrán el mayor impacto. Comience por ver si puede reutilizar lo que ya posee, como alcanzar toallas de cocina absorbentes en lugar de toallas de papel. Luego, piense en los productos reutilizables que realmente usará más, como optar por un termo de viaje para llevar a su cafetería habitual o deshacerse de una envoltura de plástico. Finalmente, examine los artículos comprados en la tienda que tal vez quiera hacer en casa para reducir el empaque, como las barras de granola.

Por qué funciona

Reducir la basura significa que hay menos desechos en los vertederos, que son la tercera fuente más grande de emisiones de metano relacionadas con los humanos, después del gas natural y los sistemas de petróleo y la agricultura. (El metano, un potente gas de efecto invernadero, atrapa el calor en nuestra atmósfera a 34 veces la tasa de CO2).

Pero el verdadero objetivo de este desafío es aprender sobre nuestros hábitos, porque tenemos que entender nuestro problema de desperdicio para solucionarlo. En columnas futuras, exploraremos temas como convertir los restos de comida en deliciosos platos, limpiar sin un millón de toallas de papel o botellas de plástico gruesas, y hacer compost para las personas que piensan que no pueden hacer compost (sí, incluso usted con el departamento estrecho y sin espacio al aire libre). Venga a la crisis existencial ocasional sobre el impacto ambiental de las quesadillas, busque consejos prácticos que sean sostenibles para su vida y el planeta. Vamos a superar esto juntos, y así nadie tendrá que renunciar al queso para siempre.


Fuente: Health-ish

Compartir en:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on email
Share on whatsapp
Share on pocket